Oyuaualiumetstli

Señora de la Noche
Abrazo en mi seno al recién nacido y al indefenso, susurrando la ruta al incauto viajero en mi manto. Fortaleciendo al infante tras encarar sus sueños plutónicos...
El cobarde no logra ocultar su rostro en mi manto, devorado será por mis hijos cuyo silencio tortura el turbulento pesar del malvado.
 ...al brillar con la misma intensidad del sol, se le golpeó en el rostro con un conejo como si con ello mermaran la envidia del sol...

Escenas Interesantes











No hay comentarios:

Publicar un comentario