sábado, 7 de junio de 2014

Experimentos humanos en Canadá

Entre las ventajas del prestigio internacional que puede llegar a poseer un Estado, tanto dentro como fuera de sus fronteras, es sin duda la escasa atención que atraen sus acciones. En otras ocaciones, cuando las prácticas salen al público, la reacción tiende a ser una pequeña exclamación de alarma, un leve suspiro de temor y deseos de justicia de polvo que rápidamente se devanecen en el olvido.
    Tal indiferencia e incredulidad permite que la tragedia del olvido histórico se convierta en una de las grandes derrotas de la humanidad. Canadá se muestra como una nación con altos estándares de moralidad, sin embargo este no es el único caso de violaciones contra sus ciudadanos. El abuso contra niños aborígenes sigue impune y peor aún, olvidado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario