viernes, 28 de junio de 2013

Dentro del Cuerpo de Enrique VIII

La verdad no tengo simpatía alguna por el más obeso rey que ha tenido Inglaterra, sin embargo me encanta analizar su historia, ya que a pesar de mi antipatía, era un reformador. Empero si eres un jefe de estado no debes permitir que tus pasiones controlen la forma en que gobiernas. De hecho el simple hecho de permitirse vivir con paroxismos en en sí mismo algo peligroso.

     Como amante de la Historia y como hija de un médico, el siguiente documental me pareció bastante interesante. Este machote del siglo XVI amaba los deportes, la comida y las mujeres. Como cualquier persona de nuestros días, de lesiones surgidas de la actividad física, además sufría de enfermedades que hoy se consideran erradicadas. Basta recordar que la Europa posterior al Imperio Romano despreciaba (literalmente) la higiene. Un rey podía oler peor que un campesino que trabajaba en el campo de sol a sol con menos alimento. De hecho, la Medicina árabe tenía una calidad mejor que la europea, al punto que incluso se puede comparar con la medicina actual. Cosas de la arrogancia europea de la época. 



Desde la medicina primitiva del siglo XVI hasta los estándares elitistas de alimentación de su tiempo, se cubren todas las posibilidades posibles de su historial médico. Es un documental interesante que nos hace revisar nuestros hábitos alimenticios.
Espero les guste

No hay comentarios:

Publicar un comentario