martes, 31 de diciembre de 2013

100 años, Reserva Federal USA y similitudes con la Reforma Energética

Hará casi 100 años en que uno de los hombres más cobardes en la historia de la humanidad culminó su obra. Lo intrigante es que poco tiempo después reconoció  su error. Lo hizo cuando ya había vendido la vida de las generaciones venideras, no sólo perjudicó a los estadounidenses, ya que Woodrow Wilson fue el 28¤ presidente de Estados Unidos de América.

     No fue un politico brillante, empero tenía gran conocimiento en ley internacional y federal. Su carrera comenzó como catedrático y abogado, la universidad de Princeton era su alma máter. En reconocimiento a su labor como presidente y hombre de paz. El último título se le adjudica debido a que fueron los 14 puntos de paz los que dieron legalidad jurídica al tratado de Versalles en 1919, dando fin a la Primera Guerra mundial.

     Sin embargo, aunque recibió el Premio Nobel de la paz, Wilson debe ser recordado como el hombre que cedió la riqueza estadounidense a la banca privada. Sin embargo para comprender el panorama histórico de la política de Wilson recomiendo la lectura del artículo Woodrow Wilson y la diplomacia norteamericana en México 1915 - 1918 de Alicia Meyer. 

     Lo que sucede en Estados Unidos Unidos, nos atañe en México. Los modelos económicos que se practican aquí son réplica del de ellos. Ahora más que nunca, que la especulación financiera y la plutocracia de la élite bancaria controlan la vida de las dos personas. El dicho dice "la deuda es esclavitud". Desde el 26 de diciembre de 1913, cuando se firmó el acta de creación de la reserva federal,  el dólar y el tesoro estadounidense fueron cedidos a J.Por Morgan (jr), la banca Rotchild, Rockefeller (éste último accionista mayoritario de Standart Oil).

    La Reforma Energética de México de 2013, tiene la misma mecánica d e la Reserva Federal. Ya que si un estado tiene comprometido su banco central, la moneda que emite estaría sometida a sobrespeculación. Ya que el oro no sería propiedad del estado, cada papel moneda que se vaya imprimiendo se convierte en deuda. El estado pasaría a usar parte de su recaudación fiscal para pagar a la banca beneficiaria. 

     Lo mismo sucede con los recursos energéticos y las riquezas del subsuelo. Al momento de firmar la declaración del acta de la reserva federal, los senadores y congresistas se encontraban en casa por las festividades navideñas. La aprobación de la Reforma energética tuvo el mismo truco, ya que fue en el epítome de las fiestas guadalupanas, de modo que la opinión pública se encontraba atenta a las mismas. 

   Cuando los congresistas norteamericanos se enteraron de la promulgación del acta, algunos reaccionaron en contra de Wilson, considerando su acción como traición a la nación.  Charles  Augusto Lindbergh, padre  del famoso piloto del mismo nombre, era congresista por el sexto distrito de Minnesota, declaró: 

  • Es radical aquél quien dice la verdad
  • "This [Federal Reserve Act] establishes the most gigantic trust on earth. When the President Woodrow Wilson signs this bill, the invisible government of the monetary power will be legalized....the worst legislative crime of the ages is perpetrated by this banking and currency bill."[6]
 quoted as
"ésta acta establece la sociedad (financiera) más gigante en la tierra. Cuando el presidente firma ésta acta, el gobierno invisible del poder bancario será legalizado...el peor crimen legislativo que ha habido en la historia ha sido perpetrado por éste sistema banca y su acta de divisas."
    • "This Act establishes the most gigantic trust on Earth. When the President signs this bill, the invisible government by the Monetary Power will be legalized, the people may not know it immediately but the day of reckoning is only a few years removed.... The worst legislative crime of the ages is perpetrated by this banking bill." 
Se puede traducir así: 

ésta acta establece la sociedad (financiera) más gigante en la tierra. Cuando el presidente firma ésta acta, el gobierno invisible del poder bancario será legalizado...la gente tal vez no se percatará inmediatamente pero el día del ajuste de cuentas está a unos años.  Es el peor crimen legislativo en que ha habido en la historia fue ha sido perpetrado por éste sistema banca y su acta de divisas."

 El congresista Lindbergh fue férreo en contra del acta, en 1917 EUA entró a la 1GM debido a que el barco Lausitania fue hundido por los alemanes. Solamente había 17 ciudadanos estadounidenses, pero se utilizó el argumento jurídico para intervenir en la guerra, además se utilizó el modelo de nacionalismo europeo para que la opinión pública aceptara el estado beligerante.  Lindbergh escribió dos libros: Banking, currency and the Money Trust y en 1917 Why is your country atención war. Ambos títulos fueron sometidos a boicot y censura. Cualquier revisionista debe investigar la naturaleza de dichos libros, pero no he podido encontrarlos. Si alguien ha logrado encontrarles, me gustaría leerlos.

    Parte de la leyenda que está entorno a la creación de la reserva federal, fue el hundimiento del Titanic. Se cuenta que John Jacob Astor, multimillonario con intereses con la banca Rotchild y acciones en los principales negocios mineros, se oponía a la reserva. Sus motivos eran porque no deseaba comprometer sus negocios a la especulación. Dicha versión se basa en la súbita cancelación del boleto de J.P Morgan, quien puso más vehemencia en presionar a los pequeños bancos regionales norteamericanos.   Sea como fuere, JP Morgan murió en octubre de 1912, sin embargo su hijo concluyó la tarea. 

    Sin Astor, se logró agiliza los procedimientos judiciales y el apoyo financiero para la campaña presidencial de Wilson. Tomando en cuenta que el consciente colectivo de la época, es posible que los estadounidenses se hubiesen opuesto, ya que la reserva federal está ligado al Banco de Inglaterra. Dicha institución financiera se encuentra ligada a la banca Rotchild desde el final de las guerras napoleónicas.

    Se puede concluir por el momento, que los energéticos mexicanos se encuentran ahora en la misma posición que la banca norteamericana, ya que legalmente cuando alguien tiene participación accionaria considerable, cuenta con libertad de injerencia en la compañía. 

   Más aún, en el panorama macroeconómico, los beneficios de la inversión regresan al país del inversor.  Lo anterior se sustenta en las teorías de la ultraortodoxia económica, es decir, la teoría neoliberal. 


domingo, 29 de diciembre de 2013

miércoles, 25 de diciembre de 2013

Isabel ep 6

¿Por qué ocultar la verdad sobre el Apartheid? por Fidel Castro

Cubadebate



Quizás el imperio creyó que nuestro pueblo no haría honor a su palabra cuando, en días inciertos del pasado siglo, afirmamos que si incluso la URSS desaparecía Cuba seguiría luchando.

La Segunda Guerra Mundial estalló cuando, el 1ro. de septiembre de 1939, el nazi-fascismo invadió Polonia y cayó como un rayo sobre el pueblo heroico de la URSS, que aportó 27 millones de vidas para preservar a la humanidad de aquella brutal matanza que puso fin a la vida de más de 50 millones de personas.

La guerra es, por otro lado, la única actividad a lo largo de la historia que el género humano nunca ha sido capaz de evitar; lo que llevó a Einstein a responder que no sabía cómo sería la Tercera Guerra Mundial, pero la Cuarta sería con palos y piedras.

Sumados los medios disponibles por las dos más poderosas potencias, Estados Unidos y Rusia, disponen de más de 20 000 —veinte mil— ojivas nucleares. La humanidad debiera conocer bien que, tres días después de la asunción de John F. Kennedy a la presidencia de su país, el 20 de enero de 1961, un bombardero B-52 de Estados Unidos, en vuelo de rutina, que transportaba dos bombas atómicas con una capacidad destructiva 260 veces superior a la utilizada en Hiroshima, sufrió un accidente que precipitó el aparato hacia tierra. En tales casos, equipos automáticos sofisticados aplican medidas que impiden el estallido de las bombas. La primera cayó a tierra sin riesgo alguno; la segunda, de los 4 mecanismos, tres fallaron, y el cuarto, en estado crítico, apenas funcionó; la bomba por puro azar no estalló.

Ningún acontecimiento presente o pasado que yo recuerde o haya oído mencionar, como la muerte de Mandela, impactó tanto a la opinión pública mundial; y no por sus riquezas, sino por la calidad humana y la nobleza de sus sentimientos e ideas.

A lo largo de la historia, hasta hace apenas un siglo y medio y antes de que las máquinas y robots, a un costo mínimo de energías, se ocuparan de nuestras modestas tareas, no existían ninguno de los fenómenos que hoy conmueven a la humanidad y rigen inexorablemente a cada una de las personas: hombres o mujeres, niños y ancianos, jóvenes y adultos, agricultores y obreros fabriles, manuales o intelectuales. La tendencia dominante es la de instalarse en las ciudades, donde la creación de empleos, transporte y condiciones elementales de vida, demandan enormes inversiones en detrimento de la producción alimentaria y otras formas de vida más razonables.

Tres potencias han hecho descender artefactos en la Luna de nuestro planeta. El mismo día en que Nelson Mandela, envuelto en la bandera de su patria, fue inhumado en el patio de la humilde casa donde nació hace 95 años, un módulo sofisticado de la República Popular China descendía en un espacio iluminado de nuestra Luna. La coincidencia de ambos hechos fue absolutamente casual.

Millones de científicos investigan materias y radiaciones en la Tierra y el espacio; por ellos se conoce que Titán, una de las lunas de Saturno, acumuló 40 —cuarenta— veces más petróleo que el existente en nuestro planeta cuando comenzó la explotación de este hace apenas 125 años, y al ritmo actual de consumo durará apenas un siglo más.

Los fraternales sentimientos de hermandad profunda entre el pueblo cubano y la patria de Nelson Mandela nacieron de un hecho que ni siquiera ha sido mencionado, y de lo cual no habíamos dicho una palabra a lo largo de muchos años; Mandela, porque era un apóstol de la paz y no deseaba lastimar a nadie. Cuba, porque jamás realizó acción alguna en busca de gloria o prestigio.

Cuando la Revolución triunfó en Cuba fuimos solidarios con las colonias portuguesas en África, desde los primeros años; los Movimientos de Liberación en ese continente ponían en jaque al colonialismo y el imperialismo, luego de la Segunda Guerra Mundial y la liberación de la República Popular China —el país más poblado del mundo—, tras el triunfo glorioso de la Revolución Socialista Rusa.

Las revoluciones sociales conmovían los cimientos del viejo orden. Los pobladores del planeta, en 1960, alcanzaban ya los 3 mil millones de habitantes. Parejamente creció el poder de las grandes empresas transnacionales, casi todas en manos de Estados Unidos, cuya moneda, apoyada en el monopolio del oro y la industria intacta por la lejanía de los frentes de batalla, se hizo dueña de la economía mundial. Richard Nixon derogó unilateralmente el respaldo de su moneda en oro, y las empresas de su país se apoderaron de los principales recursos y materias primas del planeta, que adquirieron con papeles.

Hasta aquí no hay nada que no se conozca.

Pero, ¿por qué se pretende ocultar que el régimen del Apartheid, que tanto hizo sufrir al África e indignó a la inmensa mayoría de las naciones del mundo, era fruto de la Europa colonial y fue convertido en potencia nuclear por Estados Unidos e Israel, lo cual Cuba, un país que apoyaba las colonias portuguesas en África que luchaban por su independencia, condenó abiertamente?

Nuestro pueblo, que había sido cedido por España a Estados Unidos tras la heroica lucha durante más de 30 años, nunca se resignó al régimen esclavista que le impusieron durante casi 500 años.

De Namibia, ocupada por Sudáfrica, partieron en 1975 las tropas racistas apoyadas por tanques ligeros con cañones de 90 milímetros que penetraron más de mil kilómetros hasta las proximidades de Luanda, donde un Batallón de Tropas Especiales cubanas —enviadas por aire— y varias tripulaciones también cubanas de tanques soviéticos que estaban allí sin personal, las pudo contener. Eso ocurrió en noviembre de 1975, 13 años antes de la Batalla de Cuito Cuanavale.

Ya dije que nada hacíamos en busca de prestigio o beneficio alguno. Pero constituye un hecho muy real que Mandela fue un hombre íntegro, revolucionario profundo y radicalmente socialista, que con gran estoicismo soportó 27 años de encarcelamiento solitario. Yo no dejaba de admirar su honradez, su modestia y su enorme mérito.

Cuba cumplía sus deberes internacionalistas rigurosamente. Defendía puntos claves y entrenaba cada año a miles de combatientes angolanos en el manejo de las armas. La URSS suministraba el armamento. Sin embargo, en aquella época la idea del asesor principal por parte de los suministradores del equipo militar no la compartíamos. Miles de angolanos jóvenes y saludables ingresaban constantemente en las unidades de su incipiente ejército. El asesor principal no era, sin embargo, un Zhúkov, Rokossovski, Malinovsky u otros muchos que llenaron de gloria la estrategia militar soviética. Su idea obsesiva era enviar brigadas angolanas con las mejores armas al territorio donde supuestamente residía el gobierno tribal de Savimbi, un mercenario al servicio de Estados Unidos y Sudáfrica, que era como enviar las fuerzas que combatían en Stalingrado a la frontera de la España falangista que había enviado más de cien mil soldados a luchar contra la URSS. Ese año se estaba produciendo una operación de ese tipo.

El enemigo avanzaba tras las fuerzas de varias brigadas angolanas, golpeadas en las proximidades del objetivo adonde eran enviadas, a 1 500 kilómetros aproximadamente de Luanda. De allí venían perseguidas por las fuerzas sudafricanas en dirección a Cuito Cuanavale, antigua base militar de la OTAN, a unos 100 kilómetros de la primera Brigada de Tanques cubana.

En ese instante crítico el Presidente de Angola solicitó el apoyo de las tropas cubanas. El Jefe de nuestras fuerzas en el Sur, General Leopoldo Cintra Frías, nos comunicó la solicitud, algo que solía ser habitual. Nuestra respuesta firme fue que prestaríamos ese apoyo si todas las fuerzas y equipos angolanos de ese frente se subordinaban al mando cubano en el Sur de Angola. Todo el mundo comprendía que nuestra solicitud era un requisito para convertir la antigua base en el campo ideal para golpear a las fuerzas racistas de Sudáfrica.

En menos de 24 horas llegó de Angola la respuesta positiva.

Se decidió el envío inmediato de una Brigada de Tanques cubana hacia ese punto. Varias más estaban en la misma línea hacia el Oeste. El obstáculo principal era el fango y la humedad de la tierra en época de lluvia, que había que revisar metro a metro contra minas antipersonales. A Cuito, fue enviado igualmente el personal para operar los tanques sin tripulación y los cañones que carecían de ellas.

La base estaba separada del territorio que se ubica al Este por el caudaloso y rápido río Cuito, sobre el que se sostenía un sólido puente. El ejército racista lo atacaba desesperadamente; un avión teleguiado repleto de explosivos lograron impactarlo sobre el puente e inutilizarlo. A los tanques angolanos en retirada que podían moverse se les cruzó por un punto más al Norte. Los que no estaban en condiciones adecuadas fueron enterrados, con sus armas apuntando hacia el Este; una densa faja de minas antipersonales y antitanques convirtieron la línea en una mortal trampa al otro lado del río. Cuando las fuerzas racistas reiniciaron el avance y chocaron contra aquella muralla, todas las piezas de artillería y los tanques de las brigadas revolucionarias disparaban desde sus puntos de ubicación en la zona de Cuito.

Un papel especial se reservó para los cazas Mig-23 que, a velocidad cercana a mil kilómetros por hora y a 100 —cien— metros de altura, eran capaces de distinguir si el personal artillero era negro o blanco, y disparaban incesantemente contra ellos.

Cuando el enemigo desgastado e inmovilizado inició la retirada, las fuerzas revolucionarias se prepararon para los combates finales.

Numerosas brigadas angolanas y cubanas se movieron a ritmo rápido y a distancia adecuada hacia el Oeste, donde estaban las únicas vías amplias por donde siempre los sudafricanos iniciaban sus acciones contra Angola. El aeropuerto sin embargo estaba aproximadamente a 300 —trescientos— kilómetros de la frontera con Namibia, ocupada totalmente por el ejército del Apartheid.

Mientras las tropas se reorganizaban y reequipaban se decidió con toda urgencia construir una pista de aterrizaje para los Mig-23. Nuestros pilotos estaban utilizando los equipos aéreos entregados por la URSS a Angola, cuyos pilotos no habían dispuesto del tiempo necesario para su adecuada instrucción. Varios equipos aéreos estaban descontados por bajas que a veces eran ocasionadas por nuestros propios artilleros u operadores de medios antiaéreos. Los sudafricanos ocupaban todavía una parte de la carretera principal que conduce desde el borde de la meseta angolana a Namibia. En los puentes sobre el caudaloso río Cunene, entre el Sur de Angola y el Norte de Namibia, comenzaron en ese lapso con el jueguito de sus disparos con cañones de 140 milímetros que le daba a sus proyectiles un alcance cercano a los 40 kilómetros. El problema principal radicaba en el hecho de que los racistas sudafricanos poseían, según nuestros cálculos, entre 10 y 12 armas nucleares. Habían realizado pruebas incluso en los mares o en las áreas congeladas del Sur. El presidente Ronald Reagan lo había autorizado, y entre los equipos entregados por Israel estaba el dispositivo necesario para hacer estallar la carga nuclear. Nuestra respuesta fue organizar el personal en grupos de combate de no más de 1 000 —mil— hombres, que debían marchar de noche en una amplia extensión de terreno y dotados de carros de combate antiaéreos.

Las armas nucleares de Sudáfrica, según informes fidedignos, no podían ser cargadas por aviones Mirage, necesitaban bombarderos pesados tipo Canberra. Pero en cualquier caso la defensa antiaérea de nuestras fuerzas disponía de numerosos tipos de cohetes que podían golpear y destruir objetivos aéreos hasta decenas de kilómetros de nuestras tropas. Adicionalmente, una presa de 80 millones de metros cúbicos de agua situada en territorio angolano había sido ocupada y minada por combatientes cubanos y angolanos. El estallido de aquella presa hubiese sido equivalente a varias armas nucleares.

No obstante, una hidroeléctrica que usaba las fuertes corrientes del río Cunene, antes de llegar a la frontera con Namibia, estaba siendo utilizada por un destacamento del ejército sudafricano.

Cuando en el nuevo teatro de operaciones los racistas comenzaron a disparar los cañones de 140 milímetros, los Mig-23 golpearon fuertemente aquel destacamento de soldados blancos, y los sobrevivientes abandonaron el lugar dejando incluso algunos carteles críticos contra su propio mando. Tal era la situación cuando las fuerzas cubanas y angolanas avanzaban hacia las líneas enemigas.

Supe que Katiuska Blanco, autora de varios relatos históricos, junto a otros periodistas y reporteros gráficos, estaban allí. La situación era tensa pero nadie perdió la calma.

Fue entonces que llegaron noticias de que el enemigo estaba dispuesto a negociar. Se había logrado poner fin a la aventura imperialista y racista; en un continente que en 30 años tendrá una población superior a la de China e India juntas.

El papel de la delegación de Cuba, con motivo del fallecimiento de nuestro hermano y amigo Nelson Mandela, será inolvidable.

Felicito al compañero Raúl por su brillante desempeño y, en especial, por la firmeza y dignidad cuando con gesto amable pero firme saludó al jefe del gobierno de Estados Unidos y le dijo en inglés: “Señor presidente, yo soy Castro”.

Cuando mi propia salud puso límite a mi capacidad física, no vacilé un minuto en expresar mi criterio sobre quien a mi juicio podía asumir la responsabilidad. Una vida es un minuto en la historia de los pueblos, y pienso que quien asuma hoy tal responsabilidad requiere la experiencia y autoridad necesaria para optar ante un número creciente, casi infinito, de variantes.

El imperialismo siempre reservará varias cartas para doblegar a nuestra isla aunque tenga que despoblarla, privándola de hombres y mujeres jóvenes, ofreciéndole migajas de los bienes y recursos naturales que saquea al mundo.

Que hablen ahora los voceros del imperio sobre cómo y por qué surgió el Apartheid.

Fuente: http://www.cubadebate.cu/fidel-castro-ruz/2013/12/19/articulo-de-fidel-mandela-ha-muerto-por-que-ocultar-la-verdad-sobre-el-apartheid/

martes, 24 de diciembre de 2013

Feliz Navidad


Paz en las trincheras: la tregua de Navidad 1914

Se trata de uno de los episodios mas conmovedores e injustos en la historia de las navidades. En medio de una guerra entre potencias, quienes arriesgan la vida son personas sencillas. La Primera Guerra Mundial (IGM) es el conflicto mas reconocido entre los eventos bélicos absurdos del siglo XX. Al menos en territorio occidental.

    Las causas de la IGM son sumamente complejas, aunque oficialmente se utiliza el asesinato del archiduque Francisco Fernando (quien se convirtió en heredero del imperio Austro - Húngaro tras la sospechosa muerte del heredero Rodolfo de Habsburgo) como causa del conflicto, se sostenía que la supremacía europea sería debatida tras la Unificación Alemana en  1871. Además se debe sumar que no solamente surgió el Imperio Alemán, ya que el poderío de Bélgica alteró el panorama de alianzas del siglo XX. El concierto europeo surgió entonces, naciones como Gran Bretaña, Alemania, Francia, Bélgica, Holanda, el imperio Austro Húngaro (en decadencia) y la unificación de Italia. 

     La búsqueda del poderío económico y financiero causaron la IGM, pero detrás de todo esto quien lucha en el campo era el hombre quien ingenuamente cayó en los discursos de la gente que ostenta el poder. Por supuesto, ni siquiera la élite militar mete las manos si no hasta que sea estrictamente necesario. En medio de ello surge la IGM. 

    Diez millones de hombres murieron, ya fuera por batalla o por las condiciones crudas de las trincheras, el espíritu humano prevalece. El día de navidad de 1914, las tropas alemanas e inglesas en Ypres, al norte de Bélgica. Fue uno de los momentos más Humanos de la historia, ya que los soldados se negaron a asesinarse los unos a los otros bajo el canto de Noche de Paz. El amnisticio informal no fue de agrado del alto comando británico, quienes presionaron a sus soldados para poner fin a la tregua.

    Aunque al final la tregua terminó, lo cierto es que es uno de los ejemplos de espíritu humano que busca que la paz y la vida prevalezcan.


viernes, 20 de diciembre de 2013

La Cerillera, Hans Christian Andersen

Lindo cuento ad hoc con la época navideña.


¡Qué frío hacía!; nevaba y comenzaba a oscurecer; era la última noche del año, la noche de San Silvestre. Bajo aquel frío y en aquella oscuridad, pasaba por la calle una pobre niña, descalza y con la cabeza descubierta. Verdad es que al salir de su casa llevaba zapatillas, pero, ¡de qué le sirvieron! Eran unas zapatillas que su madre había llevado últimamente, y a la pequeña le venían tan grandes, que las perdió al cruzar corriendo la calle para librarse de dos coches que venían a toda velocidad. Una de las zapatillas no hubo medio de encontrarla, y la otra se la había puesto un mozalbete, que dijo que la haría servir de cuna el día que tuviese hijos.


Y así la pobrecilla andaba descalza con los desnudos piececitos completamente amoratados por el frío. En un viejo delantal llevaba un puñado de fósforos, y un paquete en una mano. En todo el santo día nadie le había comprado nada, ni le había dado un mísero chelín; volvíase a su casa hambrienta y medio helada, ¡y parecía tan abatida, la pobrecilla! Los copos de nieve caían sobre su largo cabello rubio, cuyos hermosos rizos le cubrían el cuello; pero no estaba ella para presumir.

     En un ángulo que formaban dos casas -una más saliente que la otra-, se sentó en el suelo y se acurrucó hecha un ovillo. Encogía los piececitos todo lo posible, pero el frío la iba invadiendo, y, por otra parte, no se atrevía a volver a casa, pues no había vendido ni un fósforo, ni recogido un triste céntimo. Su padre le pegaría, además de que en casa hacía frío también; sólo los cobijaba el tejado, y el viento entraba por todas partes, pese a la paja y los trapos con que habían procurado tapar las rendijas. Tenía las manitas casi ateridas de frío. ¡Ay, un fósforo la aliviaría seguramente! ¡Si se atreviese a sacar uno solo del manojo, frotarlo contra la pared y calentarse los dedos! Y sacó uno: «¡ritch!». ¡Cómo chispeó y cómo quemaba! 
    Dio una llama clara, cálida, como una lucecita, cuando la resguardó con la mano; una luz maravillosa. Parecióle a la pequeñuela que estaba sentada junto a una gran estufa de hierro, con pies y campana de latón; el fuego ardía magníficamente en su interior, ¡y calentaba tan bien! La niña alargó los pies para calentárselos a su vez, pero se extinguió la llama, se esfumó la estufa, y ella se quedó sentada, con el resto de la consumida cerilla en la mano.
Encendió otra, que, al arder y proyectar su luz sobre la pared, volvió a ésta transparente como si fuese de gasa, y la niña pudo ver el interior de una habitación donde estaba la mesa puesta, cubierta con un blanquísimo mantel y fina porcelana. Un pato asado humeaba deliciosamente, relleno de ciruelas y manzanas. Y lo mejor del caso fue que el pato saltó fuera de la fuente y, anadeando por el suelo con un tenedor y un cuchillo a la espalda, se dirigió hacia la pobre muchachita. Pero en aquel momento se apagó el fósforo, dejando visible tan sólo la gruesa y fría pared.

     Encendió la niña una tercera cerilla, y se encontró sentada debajo de un hermosísimo árbol de Navidad. Era aún más alto y más bonito que el que viera la última Nochebuena, a través de la puerta de cristales, en casa del rico comerciante. Millares de velitas, ardían en las ramas verdes, y de éstas colgaban pintadas estampas, semejantes a las que adornaban los escaparates. La pequeña levantó los dos bracitos... y entonces se apagó el fósforo. Todas las lucecitas se remontaron a lo alto, y ella se dio cuenta de que eran las rutilantes estrellas del cielo; una de ellas se desprendió y trazó en el firmamento una larga estela de fuego.
«Alguien se está muriendo» -pensó la niña, pues su abuela, la única persona que la había querido, pero que estaba muerta ya, le había dicho: -Cuando una estrella cae, un alma se eleva hacia Dios.
Frotó una nueva cerilla contra la pared; se iluminó el espacio inmediato, y apareció la anciana abuelita, radiante, dulce y cariñosa.

     - ¡Abuelita! -exclamó la pequeña-. ¡Llévame, contigo! Sé que te irás también cuando se apague el fósforo, del mismo modo que se fueron la estufa, el asado y el árbol de Navidad. Apresuróse a encender los fósforos que le quedaban, afanosa de no perder a su abuela; y los fósforos brillaron con luz más clara que la del pleno día. Nunca la abuelita había sido tan alta y tan hermosa; tomó a la niña en el brazo y, envueltas las dos en un gran resplandor, henchidas de gozo, emprendieron el vuelo hacia las alturas, sin que la pequeña sintiera ya frío, hambre ni miedo. Estaban en la mansión de Dios Nuestro Señor.

     Pero en el ángulo de la casa, la fría madrugada descubrió a la chiquilla, rojas las mejillas, y la boca sonriente... Muerta, muerta de frío en la última noche del Año Viejo. La primera mañana del Nuevo Año iluminó el pequeño cadáver, sentado, con sus fósforos, un paquetito de los cuales aparecía consumido casi del todo. «¡Quiso calentarse!», dijo la gente. Pero nadie supo las maravillas que había visto, ni el esplendor con que, en compañía de su anciana abuelita, había subido a la gloria del Año Nuevo.

El labrador y el diablo, Cuentos de Grimm


Había una vez un muy afamado y astuto campesino, cuyos trucos eran muy comentados. La mejor historia es, sin embargo, cómo negoció con el Diablo e hizo que éste quedara como un tonto.
Estaba un día el campesino trabajando en su terreno, y como la penumbra ya caía, se alistaba para regresar a su casa, cuando de pronto vio un montón de carbones encendidos en medio del campo, y cuando se acercó, lleno de asombro vio a un pequeño diablillo sentado sobre los carbones encendidos.
-"¡De veras que estás sentado sobre un gran tesoro!"- dijo el campesino.
-"Sí, es cierto"- contestó el Diablo, -"!sobre un tesoro que contiene más oro y plata que lo que jamás verás en tu vida!"-
-"El tesoro está en mi propiedad y me pertenece."- replicó el campesino.
-"Y seguirá siendo tuyo"- contestó el Diablo, -"si por dos años consecutivos me das la mitad de lo que el campo produce, porque tengo un gran antojo de los productos de la tierra."-
El campesino aceptó el trato, y le dijo:
-"Eso sí, sin embargo, para que no haya discusiones sobre la repartición, todo lo que se produzca sobre la tierra será tuyo, y todo lo que se produzca bajo la tierra, será mío."-
El Diablo quedó satisfecho con eso, y el campesino sembró nabos.

    Cuando llegó el tiempo de la recolecta, el Diablo se presentó a tomar su parte de la producción, pero no encontró mas que amarillentas y marchitas hojas, mientras que el campesino, lleno de satisfacción, escarbaba y guardaba sus nabos.
 -"Por esta vez has obtenido lo mejor de la cosecha"- dijo el Diablo, -"pero no será así la próxima vez. Lo que se produzca sobre la tierra será tuyo, y lo se que produzca bajo tierra, será mío."-
-"Estoy de acuerdo."- dijo el campesino.
Cuando llegó el tiempo de la siembra, no sembró de nuevo nabos, sino trigo. El trigo nació, creció y los granos maduraron y el campesino recogió todas las espigas que había en el campo.
Al llegar el Diablo, no encontró nada sino únicamente los rastrojos, y furibundo se lanzó dentro de una hendidura en las rocas.
-"Esa es la forma de engañar al Diablo."- dijo el campesino, y se fue a su casa llevándose todo su tesoro.

miércoles, 18 de diciembre de 2013

Isabel ep 5

Porfiriatrix Reloaded: vuelta al laberinto del atraco

Arsinoé Orihuela
Colectivo La digna voz


“Quien empieza comprando la presidencia termina vendiendo la patria”, acusan los perredistas. Pero lo que no dicen, por falsa prudencia, oportunismo o ignorancia, es que la presidencia o cualquier otro cargo de “elección popular” se conquista sólo por la vía de la compra. También olvidan, omiten o ignoran que los gobiernos de los Estados modernos están irremediablemente condenados a cancelar cualquier proyecto orientado a la construcción de una patria auténtica: los gobiernos son las prostitutas del capital, nomás que unos son más putas que otros. Al final todo es compra o vendimia. México atraviesa una suerte de “buen fin” de Estado: todos los políticos están en barata, y se ofertan en vitrina de oropel al postor más vigoroso.

 Hasta en las democracias más “avanzadas” (o más sofisticadamente falsarias), los candidatos que conquistan una contienda electoral, a menudo son los que más recaudan e invierten en campaña (pasan charola y luego pagan voluntades y espacios publicitarios). Estados Unidos, un país donde el financiamiento de las candidaturas es recalcitrantemente privado, es el más claro ejemplo de esta mentira ceremonial. La democracia electoral no es otra cosa que una vulgar lavandería. Explícome: en el ámbito de la economía formal o criminal (que no es lo mismo pero es igual), los caudales dinerarios ilícitos se lavan expeditamente cuando se introducen en los circuitos lícitos (insistimos: la distinción lícito-ilícito es sólo formal). En los estercoleros de la política oficial rige el mismo procedimiento rutinario. Los eunucos se convierten en distinguidos “licenciados” u “honorables diputados” o “altezas serenísimas” o cualquier otro epíteto grandilocuente en boga, es decir, lavan sus sórdidas indumentarias, con sólo inscribirse en una boleta de candidatos, y ganar por decreto “popular” (¡sic!) el ansiado hueso. ¡De a cómo el kilo de ropa!

 Un elemento definitorio de la política es la voluntad, o al menos eso sostiene la teoría. Pero si esta noción fuere cierta, nos veríamos obligados a retirar el calificativo de “políticos” a esa de horda de asambleístas o gobernantes que ornamentan curules o pinos, pues hasta ahora no se sabe de uno solo que se adscriba a una voluntad propia, natural o genuinamente personal: acá todos son rústicos vasallos de ciertas fuerzas e intereses a cuyos empeños se someten con solícito servilismo. Las decisiones no se toman en los recintos gubernativos. Allí sólo se procesan instrucciones que giran los poderes fácticos, nacionales o preferentemente transnacionales. Vale decir: la política no la hacen los “políticos”. Éstos únicamente se encargan de colocarle el envoltorio de regalo a las políticas de latrocinio, o bien, de aplicar cloro y detergente a la mierda que nos prescriben como “progreso” y “modernización”. En resumidas cuentas, el gobierno no es otra cosa que una costosa lavandería, y los políticos, unas ordinarias lavanderas de los proxenetas en turno.

El Metro o el subway

 Que dice la izquierda que el metro no está “nice”: que le faltan escaleras eléctricas de esas que salen en las películas; que los boletitos de papel no están “cool” y que se deben reemplazar con las tarjetas recargables, o modernizar los torniquetes como en París y Nueva York; que convendría instalar sistemas de comunicación Tetra LTE (¡sic!), que fabrica la multimillonaria Google, para que nos vigilen acá buena onda; y que se ve feíto tanto mugroso ambulante así que más vale incorporar mil 200 policías para que le pongan una corretiza a esa turba mercachifle.

 Pero dice la izquierda que esta modernización no la puede pagar el gobierno. ¡Ni maíz!, porque eso de cobrarle impuestos a los empresarios o a los ricos ya no rifa. Pero a la izquierda se le ocurrió otra grandiosa idea, de esas que también se le ocurren a la derecha: ¡pasarle la factura a la prole!

 ¡Pero no se espante ciudadano usuario del metro! Dice la izquierda que con la nueva tarifa, o sea, con el incremento de 66 por ciento (sic) al pasaje del Metro, habrá “Mejor servicio para todos” (¡sic!). ¡Que venga la alegría!

Protesta descafeinada o el franquismo contraataca

 Un característica inédita de la ideología moderna es la colusión de los opuestos, es decir, la abolición de las contradicciones. El problema trae consigo el remedio: que si el café descafeinado, o la leche deslactosada, o el cigarro electrónico sin tabaco, o el chocolate laxativo, o el consumo responsable, o la empresa socialmente responsable, o la cerveza sin alcohol.

 Contagiados por esta rupestre ideología (o tendencia espiritual, argüiría un posmoderno), las comisiones de Derechos Humanos y del Distrito Federal de la cámara de diputados, operadores de los impresentables PRI-PAN-PVEM, aprobaron el martes pasado un dictamen de Ley de Manifestaciones Públicas del Distrito Federal, con el propósito de hacer las marchas y protestas un poquito menos bárbaras e inciviles.

 El documento fue elaborado por José Sotomayor Chávez, un panista de los meros buenos, o sea, con poca o nula neurona e inclinaciones falangistas. Naturalmente, toda la iniciativa esta impregnada por las penosas características de su creador. En substancia, el dictamen propone abreviar o “descafeinar” el derecho a la manifestación, reduciendo la realización de movilizaciones a vía secundarias, imponiendo horarios hábiles (de 11 de la mañana a 6 de la tarde), para no vulnerar el sacro derecho de otros a transitar libremente valiéndoles un carajo los problemas de la muchedumbre, condicionando las marchas a un permiso especial expedido por el gobierno del Distrito Federal, y prohibiendo terminantemente reclamar cualquier decisión gubernamental. Una marcha sin protesta, o una protesta sin marcha. O sea que de preferencia se congreguen en la alameda para darle de comer migajón a las palomas, y dejen todas las decisiones en manos de nuestros excelentísimos representantes populares. ¡Viva el rey!

Sufragio inefectivo, sí reelección

 Van cuatro golpes de Estado constitucionales consecutivos: a saber, el asesinato de Colosio, el teatro de la transición foxista, el fraude electoral de 2006, la compra de la elección en 2012. Nadie puede objetar la inefectividad del sufragio. Pero como el propósito es retornar a ese sueño húmedo de los conservadores e hijos de puta, epitomizado en México en el periodo histórico conocido como “porfiriato”, pues más vale traicionar completito el ideario maderista y reinaugurar la figura de la reelección. ¡A huevo!

 La recién aprobada reforma política prevé que los senadores se reelijan hasta por dos períodos consecutivos, y los diputados federales hasta por cuatro períodos sucesivos, para un total de 12 años en los dos casos.

 Según cuentan los ideólogos, esta política tiene como fin conceder a la ciudadanía la facultad de evaluar a sus representantes periódicamente. Pero estos ideólogos sólo le echan más leña al fuego: no sólo tenemos que lidiar con la condición vitalicia de unos trogloditas en curul, ahora también insultan nuestra inteligencia con las apologías expiatorias que nos recetan.

 El nuevo porfiriato, no el de los científicos sino el de los tecnócratas, iza el estandarte de su multifactorial lucha: ¡Sufragio inefectivo, sí reelección!

Pemex o las golondrinas

 Tal como estaba previsto, Pemex se privatizó. En cálculos aún embrionarios, se estima que esta reforma implicaría unos 100 años de rezago tecnológico, industrial, científico, en relación con los pares del norte (Estados Unidos, Canadá). En los asuntos sociales, será desastroso. Más pobreza, más crimen, más violencia. En el tema de la soberanía… digamos que no importa porque de todos modos Peña nunca leyó esa palabra y no sabe qué significa.

 Pero en Estados Unidos celebran. El rotativo Los Angeles Times no escatima su júbilo: “[La reforma energética] impulsaría la producción de petróleo y gas en Estados Unidos y Canadá” (¡sic!). En Washington también festejan: “Es una victoria mayor”. En México, el gobernador del Banco de México, Agustín Carstens, se autocongratula, y responde a los estadunidenses colgándose la estrellita de alumno aplicado: “México está haciendo la tarea”.

 Efectivamente: nada va a quedar sin vender, rematar, alienar o privatizar. Y por eso la senadora Layda Sansores, de Movimiento Ciudadano, atinadamente extendió una invitación a los nuevos impulsores del porfirismo. Les rogó: “¡Vayan y privaticen a la puta madre que les parió… esta patria no les pertenece!”

 Fuente: http://lavoznet.blogspot.mx/2013/12/porfiriatrix-reloaded-vuelta-al.html

Apoteosis geopolítica de EE.UU. con los hidrocarburos de México

Apoteosis geopolítica de EE.UU. con los hidrocarburos de México

Alfredo Jalife-Rahme
La Jornada


Estados Unidos se encuentra atribulado en el gran Medio Oriente y se escenifica una fractura geopolítica en el Mar Negro –con las vacilaciones de sus aliados Turquía y Ucrania–, mientras Obama arranca una apoteosis energética con la captura de los hidrocarburos de México, principalmente en las aguas profundas del Golfo de México –a ser rebautizado como Golfo de Estados Unidos– y con el polémico cuan tóxico shale gas (gas esquisto/lutitas).

Así, Obama puede contener tanto el retorno triunfal de Rusia al escenario internacional como el pacífico ascenso armónico de China.

La apoteosis es de Estados Unidos, a nivel de país; la derrota es de México, como país –no a nivel personal fiduciario de Peña/Videgaray/Aspe–, que es prácticamente anexado al esquema geopolítico de Washington (ver Bajo la Lupa, 15/12/13) para formar próximamente parte del Comando Norte.

No deseo conjeturar sobre la insólita cuan asimétrica visita del vicepresidente Joe Biden al secretario de Hacienda, previa a la incrustación del “México neoliberal itamita” a la seguridad energética de Norteamérica, pero las suculentas ganancias serán para las trasnacionales anglosajonas, mientras Pemex muere de agonía lenta y a la CFE le propinan el último clavo en su féretro.

Estamos ya en el esquema de seguridad energética de Norteamérica, donde los mexicanos serán maltratados por el nuevo apartheid energético anglosajón.

México –amén de su extinción como Estado libre, independiente y soberano, y su suicidio nacional– obtendrá solamente migajas, según el reporte de JP Morgan (28/11/2013): las trasnacionales de Estados Unidos invertirán 15 mil millones de dólares al año, lo cual redundará en un máximo de 0.5 por ciento en el PIB. ¡Todo por casi nada!

El reporte CRS (Congressional Research Service, 18/11/13) calculó, 25 días antes de la reforma suicida Peña/Videgaray/Aspe, sus implicaciones para Estados Unidos y su seguridad energética. ¿Dónde quedó la seguridad energética de México?

Las oportunidades de inversiones para las empresas de Estados Unidos serán significativas y su interés radica en los pletóricos yacimientos de aguas profundas y del shale gas.

La Cámara de Representantes y el Senado de Estados Unidos se habían adelantado a la captura de las aguas profundas de Pemex mediante el acuerdo transfronterizo de hidrocarburos de EU/México de 2012 (H.R. 1613 y S. 812) que facilita el desarrollo conjunto de petróleo y gas natural en la parte mexicana del Golfo de México.

La reforma suicida de Peña/Videgaray/Aspe llega muy a tiempo: 19 días antes de la expiración de la moratoria unilateral de Estados Unidos para iniciar la exploración de hidrocarburos en la transfrontera.

El reporte señala otra legislación que trata con los procesos de aprobación con Estados Unidos para la infraestructura (¡supersic!) de la energía de Norteamérica, que incluye oleo/gasoductos (H.R. 3301). ¡Desmantelamiento total de Pemex!

Hoy la mayor parte de las exportaciones de petróleo de México a Estados Unidos se realiza con tankers y requiere de conexiones internacionales de oleoductos que serán suplidas por las trasnacionales de Estados Unidos.

Viene lo interesante: El TLCAN excluía inversiones privadas en el sector energético de México, pero estos temas serán abordados durante las negociaciones del Acuerdo de Asociación Transpacífico (ATP).

El “México neoliberal itamita” está en estado de sitio desde el TLCAN, pasando por el acuerdo transfronterizo de hidrocarburos hasta el ATP (que engloba a la neoliberal Alianza del Pacífico de México, Chile, Perú y Colombia).

El reporte admite que las oportunidades para las trasnacionales de Estados Unidos y sus inversionistas son mayúsculas tanto en el sector de los hidrocarburos como de su infraestructura (¡supersic!) y otros servicios en los campos petroleros ( v. gr. refinerías). ¡Negocio redondo!

Una de las áreas donde las trasnacionales de Estados Unidos se despacharán con la cuchara grande, después de las aguas profundas del Golfo de México, es con el shale gas del noreste mexicano: La cuenca Eagle Ford de Texas se puede extender hasta México. ¡Uf!

Llama la atención que la expansión de los cárteles de estupefacientes en esa región haya coincidido con la geología de shale gas, lo que avizora que su violencia se evanescerá mágicamente.

El reporte reconoce que las trasnacionales de Estados Unidos y las empresas privadas de México ganarán más de la reforma energética que el pueblo (¡supersic!) de México y coincide con Bajo la Lupa en que sus dos principales áreas de interés son las aguas profundas del Golfo de México y el shale gas.

El reporte no toma en cuenta la toxicidad del fracking y pareciera que las cada vez mayores protestas ciudadanas en Estados Unidos pueden ser paliadas con el traslado de sus trasnacionales al lado mexicano, que será el conejillo ambiental de Indias de las experimentaciones extractivas del polémico shale gas.

Lo que no se han llevado las trasnacionales de Estados Unidos a través del TLCAN lo harán mediante la próxima incrustación del “México neoliberal itamita” al ATP que jerarquizará la tecnología de la que carecen tanto Pemex como México. Lo que queda de Pemex, totalmente desmantelado por la reforma suicida de Peña/Videgaray/Aspe, será liquidado mediante el ATP.

Sin contar el levantamiento de las sanciones a Irán, el reporte pronostica que el precio del barril disminuirá, lo cual, a mi juicio, conviene a Estados Unidos, pero perjudica al México eterno que carece de experiencia en materia de regulación.

México desaparece energéticamente y cede su lugar a la poderosa metarregión geoeconómica/geopolítica de Norteamérica, donde advendrá un diluvio debido a la inundación de hidrocarburos, según Bloomberg (16/12/13), que se extralimita en sus cuentas alegres.

ExxonMobil, cuyas acciones se dispararon con la reforma, predice que la producción de Norteamérica superará a todos los miembros de la OPEP con excepción de Arabia Saudita.

Según los pronósticos anuales de Exxon presentados en el muy influyente think tank CSIS,) el mismo día de la entrega de los hidrocarburos de México al esquema de Norteamérica, contempla que en 2040 (¡supersic!) solamente Europa y la región de Asia-Pacífico serán importadores de crudo.

A mi juicio, la captura energética es la continuación de la guerra por otros medios y Estados Unidos usa el arma energética de Norteamérica para someter a sus rivales geoeconómicos: Europa y China.

Una cosa son las ganancias de Estados Unidos y otra las pérdidas de México en la integridad energética. La extracción de hidrocarburos por Estados Unidos en la parte mexicana (hoy su tercer abastecedor, con 12 por ciento) pronto desplazará a Arabia Saudita del segundo lugar (17 por ciento); Canadá es el primero (23 por ciento).

Las implicaciones geopolíticas son enormes: Estados Unidos, con las reservas de hidrocarburos de Canadá y México bajo su control mediante la seguridad energética de Norteamérica, domina(rá) una de las mayores reservas de hidrocarburos del mundo, que lo hace menos dependiente de la OPEP en general, y de Arabia Saudita en particular.

Se trata de un “ game changer”: de una jugada energética de profundas implicaciones geopolíticas donde el gran vencedor darwiniano es Estados Unidos y el gran perdedor es México.

Fuente: http://www.jornada.unam.mx/2013/12/18/opinion/022o1pol

Ni madres al aumento del Metro; suban primero impuestos a ricos y salarios a pobres

Pedro Echeverría V.
Rebelión


1. Los gobiernos de Mancera (PRD) y Peña Nieto (PRI), apoyándose ampliamente en los medios de información, "convencieron" a la parte sumisa de los habitantes de la ciudad de México en que "era una necesidad aumentar los precios de los pasajes del Metro de tres a cinco o seis pesos. Sin embargo, como es sabido, no se realizó ninguna "consulta" entre los 15 millones de ciudadanos del DF y los 7 millones de las zonas conurbadas: les bastó con que "casas encuestadoras" con su firma asentaran que "la mayoría estaba de acuerdo con el aumento de los pasajes". Los funcionarios del PRD, PRI, PAN, nos quieren ver la cara de imbéciles para luego demostrar que los ciudadanos somos unos tontos y cobardes.

 2. Quiere demostrar el gobierno una vez más que nuestras batallas junto al pueblo son pasajeras, de dos o tres días, para luego regresar a la calma que tanto buscan las autoridades. Sin embargo hoy no pararemos porque es una brutal agresión a la economía del 80 por ciento de los habitantes que ocupamos este transporte. ¿Por qué en lugar de reducir el gasto en salarios a las fuerzas armadas contratan a más policías y soldados para que nos repriman? ¿Piensan acaso que con su nueva estrategia militar de "encapsular" las marchas y prohibir que le mentemos la madre al gobierno y a los ricos nos van a joder? Nada de eso, los maestros de la Coordinadora (CNTE) nos han enseñado.

 3. Los muy despreciados y perseguidos anarquistas -todos ellos jóvenes estudiantes y trabajadores- nos han enseñado a defendernos contra la canalla burguesa que sólo busca hacer negocios y enriquecerse. Hemos aprendido en todo el país que "sólo el pueblo salva al pueblo" y que los partidos políticos, los diputados y senadores, sólo ven por su bienestar particular. Esperamos que los lópezobradoristas que han manifestado muchas ideas positivas no se conviertan en más de lo mismo; es decir que sólo estén pensando en ser diputados, senadores y gobernadores y se dediquen a lloriquear por que les hicieron trampa. Deseamos que no sean otro PRD al servicio del PRI y el sistema.

 4. Los luchadores sociales, totalmente identificados con los problemas del pueblo, nuevamente estamos en las calles. La realidad es que la calle es nuestra casa en esta maldita sociedad llena de injusticias donde reír sólo es por nuestros avances entre el pueblo. Tenemos la esperanza en que ese pueblo -que no se ha dado cuenta que lo joden, que los enajenan con las novelas, el futbol y la virgen de Guadalupe- comprenda que la única salida real es luchar es confrontarse en la defensa de sus intereses colectivos. Los capitalinos lo saben porque su conciencia es la más avanzada del país, pero luego están tan enredados en la maraña capitalista, que no se dan cuenta por eso los joden.

 5. Pienso en Buenos Aires, Madrid, Barcelona y muchas más capitales que, como México, están batallando en la defensa de sus derechos del pueblo trabajador. No se trata de la abstracción de los "derechos humanos", sino de asuntos directos y concretos que son la explotación, el salario, la miseria, la eliminación de las libertades de manifestación. ¿Cómo permitir que en México los partidos burgueses del PRI, PAN, PRD, impongan una ley para evitar manifestaciones de protesta y mentadas de madre a un gobierno burgués que lleva toda la vida jodiendo al pueblo y conservándolo en la miseria? No se en las otras grandes urbes, pero en México todavía nos ven la cara de tontos.

 6. "Ni madres", dicen los estudiantes enojados en lenguaje mexicano. "Basta ya que los gobernantes -sean locales o federales- nos sigan imponiendo sus caprichos perjudicando nuestra miserable economía. El PRD es igual que el PRI y el PAN: sus diferencias son solo por ocupar cargos y obtener dinero. No dejaremos esta lucha contra el aumento de precios de pasaje en el Metro, aunque dependemos de que el pueblo se siga manifestando. Si esta batalla la perdemos es porque también la población del DF está tan jodida como en los demás estados. Entonces tendríamos que inventar otras batallas porque el nivel de la población es tan bajo, que no sirve ni para defender sus propios intereses.

Blog del autor: http://pedroecheverriav.wordpress.com

Rebelión ha publicado este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

domingo, 15 de diciembre de 2013

Inevitable recuerdo de Unamuno, Reforma energética

Miguel Ángel Ferrer
Rebelión


“Venceréis porque tenéis sobrada fuerza bruta –dijo el sabio Miguel de Unamuno en octubre de 1936 a un conspicuo representante de los alzados contra la República–. Pero no convenceréis. Para convencer hay que persuadir, y para persuadir necesitaréis algo que os falta: razón y derecho en la lucha”.

 Hoy, a la distancia de más de siete décadas, esa formidable sentencia del rector de la Universidad de Salamanca es absolutamente aplicable en todos sus términos a los alzados contra la letra y el espíritu de la Constitución mexicana de 1917. A panistas y priistas subversores del orden jurídico-político que regula la vida civilizada de los modernos mexicanos.

 Vencisteis, podría haberles dicho Unamuno a Enrique Peña Nieto, Emilio Gamboa y Manlio Beltrones, porque tenéis sobrada fuerza bruta. Pero no convencisteis. Porque para convencer había que persuadir, y para persuadir necesitabais algo que os ha hecho falta: razón y derecho en la lucha.

 Como en aquellos trágicos años del ascenso del fascismo en España, hoy en México se ha vuelto a imponer la fuerza bruta, la fuerza de la irracionalidad de una dictadura que no por decadente es menos peligrosa y soberbia.

 Si la política es diálogo y acuerdo entre fuerzas sociales diversas que conviven en un mismo espacio histórico y geográfico, de Enrique Peña Nieto podría decirse que hace doce meses dio la impresión de ser un político avezado (o al menos bien asesorado). Pero que aquel logro de la firma del Pacto por México ha saltado en pedazos.

 Y ha saltado en pedazos, porque como los franquistas de ayer y de hoy, los pripanistas quieren todo, buscan avasallar, pretenden imponer. Y lo mismo puede afirmarse de Gamboa (líder del Senado) y de Beltrones (líder de la Cámara de Diputados): con fama pública de políticos avezados, al menos esta vez no pudieron o no quisieron acreditar esa fama. No dialogaron, no negociaron, no convencieron, no persuadieron. Sólo impusieron, sólo avasallaron, sólo aplastaron.

 Practicantes del espíritu de la derecha más retrógrada, del fascismo puro y duro, los pripanistas piensan que han tenido éxito en sus aviesos propósitos antinacionales y antipopulares. Pero, como diría Lenin, la historia da sorpresas. Y si los pripanistas creen que este arroz ya se coció, más temprano que tarde verán cuán equivocados están, pues las medidas impuestas por la fuerza carecen de solidez y, por lo mismo, no pueden ser duraderas. No al menos en paz y con estabilidad sociales.

 A Emilio Gamboa, Manlio Beltrones y Enrique Peña Nieto puede importarles poco la paz y la estabilidad sociales, pues al cabo de pocos años dejarán sus cargos y podrán pasar al dorado exilio en algún paraíso extranjero. Pero lo que a estos tres personajes no les importa, sí les interesa, y mucho, a los inversionistas foráneos que quieren aprovecharse de la riqueza energética mexicana.

 Y les importa mucho porque quieren el negocio, pero lo quieren sin problemas. Sin problemas sociales, sin problemas políticos y sin problemas judiciales. Y la reforma energética peñanietista, sin consensos y sin acuerdos, no puede garantizar la ausencia de problemas.

 Problemas, además, que no estará en manos del gobierno solucionar. Quizás los cercos al Senado y a la Cámara de Diputados no hagan mella en los ánimos de los pripanistas adeptos de la imposición y el avasallamiento. Pero sin duda esta medida y acaso muchas otras afectarán la imagen, la operación, el desenvolvimiento normal de individuos y empresas a los que sólo les interesa la ganancia económica y que, lógicamente, no desean verla contaminada con marchas, cercos, manifestaciones, plantones, sentones, protestas, demandas judiciales y conflictos políticos permanentes. Vencer sin convencer sólo puede augurar tiempos turbulentos.

Blog del autor: www.miguelangelferrer-mentor.com.mx

Rebelión ha publicado este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

miércoles, 11 de diciembre de 2013

Un análisis a fondo de la Reforma Energética

Guadalupe. Lo que oculta Zumárraga

Soy mexicana, estudié en escuelas religiosas y me criaron bajo el dogma católico. Mi papá era médico y  nunca se consideró como practicante y mi mamá era moderada, en realidad no somos practicantes. Pero siempre se me inculcó la reflexión profunda, nunca creyendo ciegamente lo que se nos dice.

    Por ello me he dado a la tarea a investigar la historia que se nos ofrece en torno a la virgen de Guadalupe de México. Lo que he encontrado es interesante, ya que hay una imagen con el mismo nombre en Extremadura, España. Hernán Cortés, junto con una gran parte de los españoles que intervinieron en la guerra de conquista en Latinoamérica, eran nativos o crecieron en Extremadura y sus alrededores. La imagen española está amparada por la orden franciscana y se le llama Nuestra señora de Guadalupe. Fue dicha orden la que instauró el sistema de evangelización en México - Tenochtitlan.
 
   La conquista de México - Tenochtitlan fue una guerra injusta y parte del armamento de conquista fueron  las armas biológicas. Un dato del que pocos conocen es que los peninsulares daban cobijas a los mexicanos que usaron los enfermos de viruela, expandiendo la epidemia. Ojo con los datos históricos oficialistas, ya que ésta técnica primitiva de arma biológica, fue utilizada por los ingleses durante la colonización de la costa este estadounidense.

Señora de Guadalupe, España.
Virgen de Guadalupe, México.
   

















Volviendo al relato guadalupano, cabe destacar que la versión más antigua proviene del texto denominado Nican Mopohua, escrito por Antonio Valeriano, aristócrata azteca que murió en 1605. El documento más antiguo con la historia aceptada por la Iglesia Católica - Romana, publicado en 1649. 118 años después de los hechos. Según se cuenta Juan Diego Cuahutlatoatzin le relató los
hechos a Valeriano.

     Sin embargo cabe destacar que al momento de 1531, el rey Carlos I de España (los reinos hispánicos ya estaban unificados) tuvo pleitos con el papa, ya que además de las disputas por las ciudades - estado de Milán y Nápoles, herencia de Carlos I, se tenía pleitos con la Inglaterra de Enrique VIII por su divorcio de Catalina de Aragón, tía de Carlitos. Al nombrar a Juan de Zumárraga en 1528 como Obispo de Nueva España, el monarca enojó al papa Clemente VII al hacer nombramientos si autorización eclesiástica.

    La conducta absolutista,  que entonces era una forma de gobierno que los monarcas comenzaban a practicar,obligó que Zumárraga regresara a España. No solo se le hicieron acusaciones por ser "obispo", si no que tuvo cargos por actos bárbaros contra los indígenas aztecas. DE DEFENSOR DE LOS INDIOS NO TUVO NADA. Se le denomina dicho título debido a la orden de La reina Isabel de Castilla (en testamento) de que el obispo de los territorios descubiertos fuera defensor de los indios. Lo hizo para que los nativos fueran considerados como súbditos del reino de Castilla y se legitimara la evangelización.

    Como anécdota el fraile Zumárraga tenía una esclava negra. En aquellos tiempos los africanos subsaharianos  eran sumamente costosos y eran considerados como esclavos de super lujo. Ni siquiera realizaban labores domésticas, eran más bien un entretenimiento. Catalina de Aragón llevó a Inglaterra a los primeros africanos subsaharianos, quienes entretenían a la corte inglesa con bailes nativos. Pero ella era princesa española y reina de Inglaterra.

    Zumárraga era nativo del País Vasco y se le llamó el "cazabrujas", conocido por conducta similar a la de Tomás de Torquemada con la inquisición castellana en su tierra natal. La evidencia histórica demuestra que estuvo ausente de la Nueva España al momento de las apariciones, ya que regresó entre 1534. La leyenda aprobada indica que la aparición fue en 1531. El dato anterior resta credibilidad  a la leyenda aprobada por la Iglesia Católica.

En breve explicaré las asimilaciones teológicas que ha realizado la Iglesia Católica Romana a otras religiones, partiendo desde que en el año 390 D.C. Teodosio I declara al cristianismo como religión oficial del Impiero Romano.
 
   

miércoles, 4 de diciembre de 2013

Análisis de la situación política del petróleo



Con Jorge Santacruz

Reforma energética: Una provocación al pueblo

Marco Dávila
Rebelión



Es evidente, el gobierno mexicano carece de una estrategia a futuro para proteger los recursos naturales y sus propias fuentes de energía, sino que curiosamente se interesa por políticas que tienen que ver con el objetivo estratégico a largo plazo del “amigo del norte”.

En el discurso, casi todos los políticos mexicanos son nacionalistas. En la acción pocos lo son. Los indoblegables son menos, y los dispuestos a dar la vida por ideales son aún muchos menos.

México requiere hoy de estadistas; líderes patrióticos que sean capaces de defender los recursos naturales de la nación; visionarios capaces de pensar a largo plazo, no a seis, ni a doce años, sino de cien años en adelante.

En “Estrategia Urgente en Defensa de la Nación – Política Energética para que México sea Potencia Económica en el siglo XXI”, dicen los expertos en la materia que “desde las esferas de poder político y corporativo de EEUU, Canadá y México, se ha promovido la idea de una “Comunidad de América del Norte”, en la que se busca tener una política arancelaria y un perímetro de seguridad común, lo que equivale a la desaparición en la práctica del Estado nación Mexicano.

Esta estrategia en marcha tiene como soporte fundamental una política energética común en la que el papel asignado a México es garantizar la seguridad energética de EEUU, mediante el acceso de sus corporaciones a la propiedad de yacimientos mexicanos de hidrocarburos, y a todos los recursos naturales de México (forestales, biodiversidad y riquezas minerales del subsuelo).

Se dice también que EE.UU. ha estado promoviendo “una dependencia permanente y estructural que disminuye el poder nacional de México, al reducir su soberanía económica (financiera, comercial, tecnológica, industrial, alimentaria, energética, de infraestructura y logística), como medios para establecer la subordinación política, diplomática, militar, policíaca, judicial y de seguridad nacional del país”.

El hecho de que una elite de apátridas intente hacer modificaciones a la Constitución para beneficio propio y de extranjeros, es como para hervirle la sangre a cualquiera, es como escupirle en la cara al millón de mexicanos que perecieron en la Revolución de 1910. El hecho de que se intente vender el derecho de autodeterminación de México —un derecho con el que cuentan todos los pueblos del mundo—, y querer someternos a los nuevos sistemas de esclavitud, es como para hacer de la paz algo ilusorio.

Lo que están logrando, es que se están creando las condiciones para la confrontación social, y que aumente el nivel de odio hacia EE.UU. conforme salen a la luz las verdades que están detrás de estas políticas torpes y entreguistas.

No hay excusas, México debe ser una nación libre y soberana.

Nota:

Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos – Título Segundo – Capítulo I – De la soberanía nacional y de la forma de gobierno – Art. 39.- La soberanía nacional reside esencial y originariamente en el pueblo. Todo poder público dimana del pueblo y se instituye para beneficio de éste. El pueblo tiene en todo tiempo el inalienable derecho de alterar o modificar la forma de su gobierno.

Marco Dávila es miembro de Morena Minnesota. Correo: maidaca85@gmail.com

Rebelión ha publicado este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

domingo, 1 de diciembre de 2013

Documental: Cómo se activa el botón de compra

Cada día recibimos miles de estímulos publicitarios y tomamos decisiones de compra pero... ¿Somos libres al tomar esa decisión? ¿Nos guía la razón al inclinarnos por un determinado producto? ¿Qué hacen marcas y tiendas para atraernos? ¿Cómo se activa el llamado botón de compra? Un documental producido íntegramente por TVE que trata de dar respuestas a algunas de estas preguntas, y que nos muestra cómo se diseñan las estrategias de marca y empresa y cuál es el impacto que tienen en el consumidor.


Isabel cap 2

sábado, 30 de noviembre de 2013

Se acerca la Navidad

Como ya estamos en diciembre y falta muy poco para la Navidad, pongo un especial navideño de Horrible Histories, el cual es muy gracioso. Pero la parte final en donde presentan la tregua que hubo en diciembre de 1914, en plena Primera Guerra Mundial me puso muy triste. Pero espero que lo disfruten.


Cuando se pierde la dignidad humana por ser consumista

Como anteriormente he dicho: lo que pretende la élite es que el ser humano se convierta en un simple consumidor. Cuando se pierde la dignidad se pierde algo más que unos cuantos valores, se pierde el valor del ser humano, de lo que puede aportar a la sociedad y a su familia. Cuando uno es un "simple consumidor", las personas se arrastrarán por poseer algo. El lema principal parece ser "agárralo antes de que alguien te lo gane", para ello no dudarán en comportarse como animales para ganar el artículo que anhelan. 



    Lo que implica el "super Black Friday" va más allá del comportamiento animal de los consumidores. Lo sorprendente es que ha habido muchas riñas en Wal-Mart, una de las peores empresas del mundo.Por supuesto ésta situación no es responsabilidad de los equipos de mercadotecnia que tienen el poder de hacer papilla el sentido común para convertirle en sentido consumista. La responsabilidad recae en cada uno de las personas que ceden ante el deseo poseer más más y más.

    Cosas o "stuff" innecesarias, sin mencionar que la mayor parte de las compras se realizan a crédito, con las fluctuaciones financieras que las tasas de intereses representan. De hecho en las reformas fiscales de México y Estados Unidos plantean que las deudas de tarjetas de crédito puedan ser saldadas con la incautación o desahucio de bienes inmuebles sin necesidad que estén hipotecados. Grupos financieros como American Express y Citigroup están entre las que apoyan estas reformas en el ámbito financiero. 

    Otro asunto son las condiciones laborales en las tiendas que participan en la "fiesta consumista del año". En sus cheques finales se les descuenta parte del salario a los trabajadores para  compensar que las promociones que ofrecieron no afecte su margen de utilidades. Lo anterior ocurrió en "el buen fin 2013" en la tienda El Palacio de Hierro, donde se descontó 20% de las comisiones a los empleados por cuestión de "cupones". 

    Lo importante es que antes de permitir que la mercadotecnia se nos meta a comer nuestros cerebros, es de considerar si lo que hacemos está condicionado por nuestra Voluntad como seres Humanos, o por el contrario si somos zombies que en lugar de devorar cerebros, devoramos mercancías. 

jueves, 28 de noviembre de 2013

Pemex Internacional: Lo que no sabías



Maestro Enrique Pastor Cruz, excelente tema en relación a PEMEX. Sumamente importante dados los parámetros actuales que nos competen ahora, especialmente en el aspecto básico de los Energéticos

lunes, 25 de noviembre de 2013

La Violencia de género es mucho más que la violencia directa

Pedro Antonio Honrubia Hurtado
Rebelión



Violencia simbólica, cultura, estructural y directa

Según la Declaración sobre eliminación de la Violencia contra las Mujeres, (Resolución de la Asamblea General 48/104, 1993) podemos considerad violencia contra las mujeres –o violencia de género-: Todo acto de violencia basado en la pertenencia al sexo femenino que tenga o pueda tener como resultado un daño físico, psicológico o sexual para la mujer, así como las amenazas de tales actos, la coacción o la privación arbitraria de la libertad, tanto si se producen en la vida pública como en la vida privada.

La violencia, no obstante, según Johan Galtung, tiene diversos rostros: la violencia directa: donde hay un actor que comete el acto de violencia (agresiones físicas, violaciones y acoso sexual, las guerras; violencia estructural: ataca de forma más lenta y pausada, no hay un actor directo, puede ser manifiesta como desigualdad de oportunidades ante la vida (marginación, hambre, malnutrición...) ; violencia cultural: más sutil y difícil de percibir, basada en estereotipos e idealizaciones ideológicas, en ideas que construyen el sentido común del que es participe, de manera directa o indirecta, el global de la sociedad, de ahí su papel legitimador de las demás violencias. Mediante un modelo triangular, Galtung explica cómo todas estas violencias interaccionan y se retroalimentan entre sí. La violencia estructural y la violencia cultural, reproducen la violencia; se reproducen a sí mismas y constituyen la base de la violencia directa. Este modelo triangular de Galtung permite dilucidar las causas que mantienen en constante relación los tres tipos de violencia. Estos flujos circulan en todas las direcciones, ya que la violencia se origina en cualquiera de los vértices, siendo el más significativo el que parte de la violencia cultural pasando por la estructural y terminando en la directa. En el ámbito de la violencia de género, este modelo queda plenamente de manifiesto.

También hay otro tipo de violencia estrechamente vinculada a la violencia cultural: la violencia simbólica, que para ser comprendida eficazmente ha de ser analizada desde una perspectiva particular, en tanto y cuanto es una manifestación concreta, a través del poder de los símbolos sociales, de la violencia cultural. La violencia simbólica se puede definir como el poder para imponer la validez de significados mediante signos y símbolos de una manera tan efectiva que la gente se identifique con esos significados. De alguna manera, podríamos decir que es una manifestación directa de la violencia cultural, que sin llegar a ser violencia directa, opera en la práctica de una manera muy similar, en tanto y cuanto tiene una naturaleza agresiva muy marcada. La violencia simbólica es el acto agresivo-violento presente en los códigos simbólicos de la sociedad. No es tan sólo que legitime la violencia directa o estructural, sino que en sí mismo es un acto violento. Estos códigos simbólicos son impuestos por los sujetos dominantes a los sujetos dominados, sometiéndolos con ello a una determinada visión del mundo, de los roles sociales, de las categorías cognitivas y de las estructuras mentales que son intrínsecamente violentas.

Todos estos tipos de violencia siguen estando hoy presentes en la vida de las mujeres del estado español, siendo la violencia directa con resultado de muerte solo uno de los fenómenos que la violencia de género genera en nuestra sociedad, sin duda el más dramático, pero no el más generalizado y mucho menos el que tienen una mayor alcance cotidiano en la vida de la mayoría de mujeres de nuestra sociedad, además de que nos sería imposible entender tan dramático y detestable fenómeno sin vincularlo a esos otros tipo de violencia estructurales, culturales y simbólica.

La violencia de género más allá de la violencia directa

No queremos marear aquí con cifras y datos interminables, que los hay de sobra y pueden ser sencillamente encontrados con búsquedas no demasiada complejas en cualquier buscador de internet, sencillamente pretendemos resaltar este hecho que nos parece fundamental, para que el 25-N no sea solo el día en que los fenómenos más dramáticos de la violencia de género copan los titulares de prensa, sino, como bien hacen diferentes organizaciones y colectivos feministas cada año, el día en el que la sociedad pueda y deba reflexionar sobre esta lacra que es la violencia de género de manera global, tanto en lo referido a la violencia directa como en lo que tiene relación con todos esos otros fenómenos cotidianos –estructurales, culturales y simbólicos- que tanto dificultan la vida de la mujer y su lucha por la igualdad y el empoderamiento.

La existencia de una brecha salarial de género, las condiciones de precariedad laboral, el trabajo subcualificado, los nichos laborales feminizados, la tendencia a reproducir socialmente las causas que generan la feminización de la pobreza y/o las desigualdades en el reparto del trabajo no remunerado en el seno del hogar, nos puede servir , basándonos en todos los datos y estadísticas que se derivan de diferentes estudios realizados en los últimos años que así demuestran todas y cada una de estas realidades, como elementos probatorios, como datos cuantitativos para mostrar la existencia de una violencia de género, de tipo estructural, cultural y simbólica, generalizada.

Cuando una mujer cobra menos que un hombre en un mismo puesto de trabajo por el simple hecho de ser mujer, cuando el trabajo que realiza en el ámbito del hogar es un trabajo que, precisamente por estar asociado en el imaginario colectivo a la mujer, no es valorado ni reconocido socialmente, cuando la mayor parte del trabajo precario recae en las mujeres, cuando sus pensiones son de media varios cientos de euros menores que las de los hombres, cuando entre las mujeres en edad de jubilación la tasa de pobreza es varios puntos superior a la de los hombres, cuando se sigue considerando el trabajo femenino como una “ayuda” a la economía familiar en el caso de que la mujer conviva en pareja con un hombre y, a su vez, el trabajo doméstico del hombre se vea como una “ayuda” a la labor que en ese ámbito le corresponde por norma a la mujer, cuando las mujeres dedican más del doble del tiempo a las tareas de cuidados que los hombres, o cuando la salida de la mujer al mercado laboral lleva implícita un aumento de sus responsabilidades totales –al no disminuir las que le son propias por norma en el seno del hogar-, podemos hablar, sin duda, de que estos elementos son parte de una violencia de género estructural, cultural y simbólica generalizada.

Tales hechos están condicionados por los roles y estereotipos de género que siguen presentes en la sociedad, según los cuales la mujer es menos apta que los hombres para realizar trabajos fuera del hogar y viceversa, así como es mejor “cuidadora” que aquellos a la hora de atender las necesidades de las personas dependientes y tantas otras cosas del estilo. Eso es violencia simbólica.Es bien sabido, por ejemplo, que cuando en una pareja existe un debate en torno a quien de las dos personas debe abandonar su trabajo remunerado para hacerse cargo de los trabajos vinculados al hogar o los cuidados, en la inmensa mayoría de casos será la mujer la que acabe por abandonar su trabajo remunerado para centrarse en tales fines.

Esto es, esta violencia simbólica luego tiene su reflejo en una sociedad donde todo aquello que se vincula con el trabajo femenino está peor valorado socialmente, y en algunos casos está totalmente desvalorado, en relación al trabajo que se considera propio de hombres (violencia cultural), y ello luego genera que tanto en el ámbito laboral remunerado, como en el ámbito doméstico no remunerado, sea la mujer la que se vea perjudicada por las consecuencias prácticas de tales planteamientos culturales generalizados, ya sea mediante un salario más bajo para un mismo puesto de trabajo que el hombre, ya sea por una pensión más baja al no haber podido cotizar en condiciones de igualdad con el hombre, ya sea por verse obligada a aceptar unas condiciones de precariedad laboral que parecen estar pensadas para adaptarse a las demandas laborales de las mujeres, ya sea porque deba cargar sobre sus espaldas con el peso de las tareas domésticas y de cuidados ante el abandono o desprecio de las mismas por parte de los hombres, podemos hablar de violencia estructural de género, una violencia que tiene una relación directa con la violencia cultural y la violencia simbólica de género tal y como las estamos planteando aquí.

Como decimos, los datos que muestran la existencia de tales violencias, con alcance generalizado, pueden ser fácilmente encontrados con una sencilla búsqueda por internet y todos ellos están sobradamente demostrados y contrastados. Si no los incluimos aquí es básicamente porque ello nos llevaría a tener que realizar casi un trabajo académico, y la intención de este artículo no es la de demostrar nada, sino, simplemente, la de inducir a la reflexión, para lo cual, entendemos, basta con citar lo que cualquier persona con un mínimo interés puede rápidamente comprobar como cierto, algo que, de hecho, nosotros ya previamente, aunque no se recoja aquí, hemos hecho. Nada de lo que se dice en este artículo sobre las desigualdades laborales y culturales entre hombres y mujeres es falso, todo está debidamente contrastado con datos y estudios que lo demuestran y esos estudios están al alcance de cualquier en internet mismo.

Tipos y espacios de la violencia de género: hoy los mismos que ayer

Sin embargo, antes de continuar, sí merece la pena detenerse a remarcar un hecho: existe una relación directa entre todos estos tipos de violencia cultural, simbólica y estructural de género, con aquellos espacios tradicionales donde desde hace siglos la violencia de género se ha hecho presente (en la familia y el mundo laboral), así como entre aquellas actividades que tradicionalmente han sido características de la opresión de la mujer (trabajo doméstico y ámbito de los cuidados) y los diferentes modos que la violencia de género tiene de darse en nuestra sociedad. Por ejemplo, no es casualidad que el trabajo que es propio de esos nichos laborales femenizados mencionados, sea precisamente aquel trabajo que tradicionalmente ha sido propio de la mujer, como es el cuidado de las personas dependientes o las tareas del hogar. De la misma manera, tampoco es casual que los mayores índices de violencia directa sobre las mujeres, esa que sí parece, por suerte, haber desatado en los últimos años una mayor preocupación social e institucional, se sigan dando principalmente en el ámbito familiar y del hogar, así como en el ámbito laboral. Esto muestra la existencia de una estrecha vinculación entre los patrones tradicionales de violencia de género y, pese a los avances en materia de igualdad de género, los patrones actuales de la misma, tanto en sus formas como en sus espacios físicos y simbólicos de desarrollo y ejecución. Los roles de género siguen desempeñando un papel fundamental en la existencia de todas estas violencias, de hecho, tales roles de género son, tal y como se plantean socialmente en la actualidad, violencia de género.

El problema que viene de la mano de esta violencia simbólica de género se acentúa si entendemos que normalmente las diferentes formas que ésta asume en la realidad social de nuestros días se complementan y se refuerzan las unas a las otras. Que el trabajo doméstico y/o de cuidados se perciba socialmente como una trabajo “de mujeres” es ya en sí mismo un ejemplo de cómo la violencia de género tiene unas bases simbólicas y culturales muy importantes y contra las que es bastante complicado luchar a corto plazo. Pero cuando, como se ha dicho, además este trabajo, por el hecho simbólico de estar vinculado a la mujer, se desvaloriza y se tiene, pese a la importancia real del mismo (¿qué sociedad podría funcionar sin este tipo de trabajos vinculados a las tareas domésticas o los cuidados?), como trabajos que ocupan los escalones más bajos en la mentalidad colectiva respecto de las actividades laborales –remuneradas o no- que tienen valor en nuestra sociedad, el problema para la mujer es doble: tanto en lo privado como en lo público cualquier cosa vinculada a la mujer queda relegado a un segundo plano. Es decir, la mujer es inferior al hombre en cualquier espacio de la vida social, y, en consecuencia, cualquier actividad vinculada a ella en el imaginario social debe necesariamente ser de la misma manera percibida como inferior, tanto en el espacio público como en el espacio privado. Y aunque pueda sonar extravagante, la comparación entre el papel que la sociedad otorga al deporte femenino en comparación con el deporte masculino es buena muestra de ello.

De la misma manera, cuando estos roles de género se relacionan con otras representaciones simbólicas que son propias de nuestro marco de valores instituido socialmente, las relaciones de dominación y subordinación de la mujer respecto del hombre que tales roles sustentan y fomentan, se hacen presentes de tal forma que la violencia de género tiende a alcanzar sus situaciones más dramáticas y sangrientas, así como garantizan que la cotidianidad de la violencia de género acabe por ser una hecho instituidor de la sociedad en sí mismo: la sociedad se construye y desarrolla necesariamente sobre la base de una violencia de género generalizada.

Sexualidad, relaciones de pareja y violencia de género

La opresión sobre la sexualidad femenina, en comparación con la sexualidad masculina (hablando siempre, claro está, desde el plano de la heterosexualidad), es, por ejemplo, una de estas violencias simbólicas que, al mezclarse con otros elementos sociales como es por ejemplo el modelo normativo que se impone como referencia cultural para las relaciones de pareja, acaban teniendo unas consecuencias dramáticas para la mujer.

Aunque es obvio que ha habido cierto avance en este sentido, aquella idea de que la mujer debe tener una vida sexual no promiscua, so pena de ser considerada socialmente como una “puta” (“putón verbenero” le escuchaba decir hoy a una chica en el autobús, en una conversación con su pareja, al referirse a una “amiga” de ambos que, parece ser, había tenido la osadía de serle infiel al novio), a diferencia del hombre que puede ser todo lo promiscuo que quiera sin necesidad de tener que sufrir ningún tabú social por ello (“el novio también le había puesto los cuernos, pero la quiere y como ella no se enteraba, pues la relación iba funcionando”, le respondía en la citada conversación el chico a la chica que había hecho el comentario anterior), sigue siendo una idea simbólica y cultural plenamente integrada en nuestra sociedad. Algo que, obviamente, como denota la citada conversación, tiene consecuencias sociales y muy graves en no pocas ocasiones.

Si el hombre es percibido culturalmente, de forma general, como un ser superior a la mujer, si cualquier actividad vinculada directamente a la mujer es a su vez percibida como inferior, si además es la mujer la que en ningún caso debe ser promiscua si quieres ser una mujer "digna",y, además, el amor es asimismo percibido culturalmente, como lo es en nuestra sociedad, como una relación de posesión mutua, algo así como una relación sustentada en la propiedad privada respecto de la sexualidad del otro elemento de la pareja –fidelidad sexual-, finalmente se abre la puerta de par en par para una macabra lógica cultural que puede llevar fácilmente a la conclusión sentida y vivida por el hombre de que la mujer es una posesión suya y solo suya. Amor como propiedad privada y patriarcado son entonces las dos caras de una misma manera con trágico resultado: la violencia de género en sus versiones más trágicas y horripilantes.

Más concretamente, si el hombre se auto-percibe culturalmente como un ser superior a la mujer, y, a la par, entiende también culturalmente la relación amorosa como una relación posesiva, es decir, una relación donde los amantes se poseen mutuamente, finalmente la mujer acabará siendo vista como una posesión del hombre, pues es la propia cultura la que así lo indica: los dos se posén mutuamente, pero el hombre manda en última instancia. La relación deja de ser, pues, una relación de doble sentido posesivo, para convertirse en un objeto cuyo dueño es el hombre. Se cosifica psicológicamente el concepto mismo de pareja, e implícitamente se cosifica a la mujer, pasando ambas "cosas" a ser propiedad privada del hombre que así piensa.

Así, a poco que el hombre perciba de alguna manera (real o ficticia) que este nexo posesivo comienza a romperse, o que está puesto en entredicho, recurrirá a la violencia para “re-direccionar” la relación por el "camino correcto": el de la sumisión respecto del que se siente su amo. Además porque, al ser la promiscuidad de la mujer un tema de "dignidad", la fidelidad es para el hombre un tema de "honor" (de ahí que a la mujer se le insulte llamándola "puta" y al hombre llamándole "cabrón"). Los celos, de hecho, suelen ser una de las principales causas de la violencia de género directa, tanto física como psicológica.

De igual manera, en caso de ruptura de la pareja, o de simple intento de ruptura, cuando lo que antes el hombre veía como una posesión deja de repente de serlo, cuando los derechos de “propiedad” dejan de tener efecto, estas mismas personas suelen no estar lo suficiente capacitadas como para aceptar tal hecho, pues la idea de que la pareja es para uno y sólo para uno “hasta que la muerte los separe” prevalece sobre la razón y la independencia de la otra persona. La violencia es aquí un modo de indicar que no es posible que la mujer abandone el seno de la pareja si no es bajo la aceptación voluntaria del hombre, del amo por excelencia en la relación, del verdadero dueño de la propiedad mutua. La mujer pasa a ser algo así como un bien ganancial de la pareja, cuyo único administrador es el hombre.

Y si a eso le sumamos, como decimos, que la dignidad de la mujer se ha asociado y se asocia generalmente, entre otras cosas pero de manera principal sobre todo en lo referido a los temas de pareja, a su no promiscuidad, y que, por derivación, el hombre ve amenazado e insultado su honor -al ser engañado por una mujer “indigna”-, cuando ésta ha cometido una infidelidad o el hombre sospecha que la haya podido cometer o incluso que pudiera querer cometerla en el futuro (aunque sea en la forma de un abandono de la relación para irse con otro hombre en el futuro una vez rota tal relación –“o eres mía o de nadie”-), no es de extrañar que sea precisamente el seno del hogar familiar, y en concreto los asuntos relacionados con las “disputas” sentimentales, el principal espacio social donde se producen las peores muestras de violencia directa de género, en muchas ocasiones, como sabemos por desgracia, con resultado de muerte.

25-N día contra el patriarcado, día contra la violencia de género como instituidor de la sociedad

Pero todo ello, como decimos, no puede ser entendido sin comprender que la violencia de género directa no es más que una proyección a la vida misma, en sus consecuencias más dramáticas, de aquellas otras violencias estructurales, culturales y simbólicas que afectan cotidianamente a la mujer. De hecho, tal y como está concebida la sociedad actual, tal y como se ha desarrollado en las últimas décadas y se sigue desarrollando en la actualidad, la violencia de género no solo es que esté presente en la vida de las mujeres prácticamente cada segundo de sus vidas de una manera o de otra, es que la propia sociedad se ha instituido y se ha desarrollado sobre el patriarcado, esto es, sobre la violencia de género. Porque toda expresión social del patriarcado, sea directa, estructural, cultural o simbólica, es violencia de género, y nuestra sociedad no podría funcionar, de la forma que lo hace, sin la existencia de esta violencia cotidiana y sistemática sobre las mujeres. La violencia de género es, usando la terminología de Castoriadis, un elemento instituidor de la sociedad actual.

Esto es, mientras la violencia de género siga siendo un problema de alcance global, mientras sea un instituidor social, no se podrá hablar jamás de un verdadero avance hacia la igualdad de género, y, por tanto, de un verdadero cambio social. Podremos seguir hablando de transformaciones, sí, pero no de cambio social real y efectivo, y ello porque, como decimos, muchas de estas transformaciones, al no haberse visto acompañadas por un cambio cultural y estructural global, en ocasiones no hacen más que aumentar la situación de discriminación y de desigualdad en la que, a día de hoy, siguen viviendo una mayoría de mujeres. Es más, en muchas ocasiones, es la propia forma en la que se han desarrollado estas transformaciones la que tiene una incidencia directa sobre la perpetuación de la discriminación de género en aquellos espacios donde se venían dando ya desde antes de la existencia de tales transformaciones, actuando, de facto, como impedimentos para que, siquiera a largo plazo, se pueda avanzar en esta pretendida y buscada igualdad.

Por ello el 25-N no debe ser –solo- una día para expresar nuestra indignación contra la violencia directa con resultado de muerte, debe ser un día para la reflexión, un día para, como bien hacen muchas feministas y así deben seguir haciendo por siempre mientras la situación no cambie, denunciar el patriarcado en general, denunciar todas y cada una de las violencias de género que están presentes cotidianamente en la vida de las mujeres. El 25-N es el día contra la violencia de género, ergo es el día contra el patriarcado. Porque toda expresión del patriarcado es violencia de género, y el patriarcado es en sí mismo la forma con la que violencia de género es capaz de instituir cotidianamente a nuestra sociedad.

Rebelión ha publicado este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.