jueves, 5 de julio de 2012

La última carta de Sir Thomas More


Cuando Thomas More esperaba su ejecución en la Torre de Londres, envió la última carta a su hija Margaret Roper datada el 5 de julio de 1535. Palabras de un hombre y padre quien espera a la muerte. 

    Los que son realmente buenos padres (sin importar los parentescos genéticos), temen que al morir sus hijos no se conviertan en personas de bien. Thomas More en su camino al patíbulo redactó unas líneas que muestran sus temores y afectos a sus hijos. Remembranzas de la impetuosa infancia hasta las dudas del ser humano que se convierte en adulto. Los anhelos y esperanzas que tiene hacia sus hijos y yernos cuando crean sus propias familias. Pero sobre todo, el dolor de saber que concluyó su camino en la vida, con la incertidumbre de ya no proteger a sus hijos. Sin embargo albergando esperanzas de que ellos serán seres humanos de bien.

    Algunos padres olvidan que sus hijos son solamente seres humanos y al depositar sus esperanzas en ellos, tienden a depositar cargas inmerecidas que los padres jamás lograron sobrellevar. A mi parecer es una de las cartas más conmovedoras jamás escritas en la historia. Ejemplo perfecto del amor paternal.  

Familia More


"Que nuestro señor te bendiga a ti mi querida hija y a tu marido y a tu hijo pequeño. Que el señor bendiga a todos los tuyos y a tus queridos hermanos y a mis ahijados."

"Cuando te encuentres con mi querida hija Cecyle, por quien le ruego a nuestro señor que le consuele, dile que le envío todas mis bendiciones a ella y a sus queridos hijos y que le suplico que ore por mí. Le envío a ella mis afectos y el consuelo de Dios para mi querido hijo, su esposo."

"Mi hija querida Dounce tiene el retrato en pergamino que me enviaste de parte de Lady Corniers, su nombre está en la parte trasera del mismo. Muéstrale que rezo fervientemente por ella, y regrésaselo  de mi parte como un obsequio para que rece por mí."

"Le deseo lo mejor a Dorothy Coly, y te pido que seas buena con ella. Sería más ingenioso si esta fuera una carta que tú le escribieras. Si no, te suplico que seas buena con otros como si tú misma   padecieras sus penas. Y a mi querida hija Joan Aleyn, te suplico que seas amable, ya que ella me suplicó que fueras buena con ella en estos momentos difíciles."

"Te doy una carga grande hija mía, pero sentiría mucho si esto tuviera que durar más allá del día de mañana, incluso por Santo Tomás y San Pedro, porque aunque deseo fervientemente reunirme con nuestro Señor mañana, desearía un día mejor para hacerlo."

"Nunca me gustó tu comportamiento conmigo más que cuando me besaste por última vez, porque aunque amo tus afectos de hija, tu caridad no tenía otro objetivo más que el mostrarte en el mundo como una persona cortés. Adiós mi querida niña, y reza por mí, y espero que reunirme felizmente contigo y con todos tus amigos en el cielo. Te agradezco por el enorme favor que me haces."

"Ahora le envío a mi querida hija Clement su encomienda final, y la bendigo a ella y a su querido esposo, mi hijo, todas mis bendiciones, y las bendiciones de Dios."
"Rezo por ti hija mía y por mi querido hijo John More, que me gusta su modo natural de moverse por el mundo. Que el Señor te bendiga a ti y a tu querida esposa, mi querida hija. Te suplico que seas bueno con ella, como defenderías mi causa como si fuera tuya."
"Que nuestro Señor bendiga a Austen y a Thomas, así como a los hijos que traerán al mundo." 

Thomas More fue decapitado al día siguiente. 
 

1 comentario:

  1. Que extraño leer las palabras de alguien que vivío hace casi 500 años y ser tan actuales !!!

    ResponderEliminar