domingo, 22 de julio de 2012

James Petras: concluciones sobre las elecciones 2012

ELECCIONES EN MÉXICO:

“Las más corruptas”
JAMES PETRAS*

EN PRIMERA INSTANCIA, debemos anotar que las elecciones en México -en el pasado y actualmente- son muy corruptas. En el caso actual tenemos el testimonio de miles de personas que recibieron tarjetas prepagas por el PRI para hacer compras en el supermercado.

L PRI, EL PARTIDO SUPUESTAMENTE GANADOR, entregó estas tarjetas a cualquiera que se comprometió a votar por su candidato, el señor Enrique Peña Nieto. En este caso no es nada secreto: Es una compra de votos abierta y con reclamos de los que aceptaron estas tarjetas porque no recibieron el monto comprometido para hacer las compras, pero que igual están llenando supermercados.

En segundo lugar, tenemos el caso de que en más de mil centros de votación, hubo más votos que las personas que estaban registradas para votar en esos lugares. Incluso hay denuncias de casos en que duplican los votos la cantidad de votantes registrados. En otras palabras, tenemos el mismo carrusel de personas que votan dos y tres veces por su candidato del PRI.

Ahora, con esta información que tenemos ¿qué va a pasar?  El Instituto Federal Electoral dice que va a investigar, pero por el momento no va a intervenir y supuestamente el voto está legalizado. Pero, como dice el candidato que salió segundo, Andrés Manuel López Obrador, el candidato ganaría “legalmente”, pero no es legítimo.

Es una frase aguda que pasa del marco de lo que debe ser un enorme escándalo, una enorme movilización, pero parece que López Obrador no está dispuesto a entrar en la campaña de movilización y protesta callejera. Según él,  esto debe seguir los canales legales. Sin embargo, los canales legales no existen en realidad porque la corrupción en México afecta no sólo el proceso electoral, sino también al Instituto Electoral, a los juzgados electorales.

En poco tiempo van a dar un anuncio diciendo que existieron irregularidades, que hubo casos de coimas, que hay que rectificar eso para las próximas elecciones pero que por el momento el margen de victoria de Peña Nieto es suficientemente grande como para cancelar la parte corrupta. Y con eso se lavan las manos los canales legales y la izquierda queda otra vez con representación minoritaria en el Congreso y con algunas gobernaciones.

De la campaña electoral venezolana:

La política de Estados Unidos es muy clara: Cuando ganan elecciones los candidatos que ponen, las elecciones son libres y honestas. Si Estados Unidos o su candidato pierden las elecciones son corruptas, ilegítimas. No quieren aceptar una derrota.

Es el caso de Venezuela y también en otros casos donde hay candidatos populares y nacionalistas con tendencias socialistas. En el caso de Venezuela hemos, recibido información que Estados Unidos sigue canalizando dinero hacia ONG’s -organizaciones no gubernamentales- que siempre son una fachada para lo que existe en Venezuela. Son agentes pagados, organizados, dirigidos por los Estados Unidos hacia varias tácticas. Una es el brazo político que está dirigido a hacer campaña donde la derecha no tiene fuerza, o sea los barrios populares, la clase media baja y otros sectores donde podrían tener alguna disidencia.

Ahora, la práctica de ellos no es presentar una alternativa porque no tienen alternativas con resonancia popular. Lo que hacen es aprovecharse de algunas condiciones negativas que existen, por ejemplo que no recogen la basura o un alcalde no cumple una promesa o el problema de la delincuencia; o sea cualquier tema que sea queja popular, ellos entran y explotan esa situación. Sin contar que ellos no ofrecen ninguna solución, más allá de los clichés de siempre de la derecha. Este trabajo desde abajo está complementado por unas campañas de medios de comunicación de masas, donde la derecha sigue controlando los principales medios electrónicos y particularmente la televisión.

Además, hay un grupo que están más clandestinos, que son los grupos de choque, que son los que van a fomentar algún desorden si pierden las elecciones, lo que es más probable que nunca. Entonces, está funcionando la política norteamericana en tres niveles: Uno es el de abajo con las ONG’s; el segundo son los medios de comunicación de masas; y tercera es la línea dura con grupos de choque, que ya hhttp://www.blogger.com/blogger.g?blogID=2837150926035339641&pli=1#editor/target=post;postID=2731484925778331201emos mencionado en otros contextos.

En la actualidad, hasta las últimas semanas previo a las elecciones, vamos a ver en funcionamientos los grupos uno y dos, los medios y la política de agitación para fomentar conflictos. Pero el otro existe y está ampliando sus redes, y se mantienen como una amenaza a la democracia, incluso más allá de las elecciones buscando instalar una situación similar a la que crearon en Siria y en Libia.

El problema clave es que no tienen una masa crítica que pudieran levantar. En este sentido la democracia bajo el gobierno de Hugo Chávez y la influencia masiva que tiene en todos los sectores del país y sobre todo en los sectores populares, hace muy difícil que puedan repetir en Venezuela lo que montaron en Siria y otros lugares, que se basa en dar apoyo armado a grupos disidentes para provocar choques violentos.

En ese sentido, creo que la señora Hillary Clinton, el señor Barak Obama y su ministro de Defensa, Leon Panetta, han calculado mal: Venezuela no es Siria, Venezuela no es Libia; Venezuela es un país democrático con una amplia base popular organizada libremente que están dispuestos a enfrentar cualquier desafío violento desde abajo.

Por tanto, Venezuela tiene una vacuna democrática que neutraliza esos esfuerzos. Pero eso no quiere decir que no haya aventureros en ese sector violento de la oposición. Ellos pueden pensar -y esto hay que anotarlo- que pueden hacer detonar con un pequeño grupo violento y determinado; un conflicto, una confrontación, donde haya heridos o muertos, y pensar que a partir del pequeño motor, arranca el gran motor. Un tipo de ‘foquistas’ de la derecha. Pero están equivocados porque esa pirotecnia va a caer en el vacío.

No hay comentarios:

Publicar un comentario