lunes, 23 de enero de 2012

La naturaleza del hombre...¿ser político? Refexiones sobre el hombre y las naciones

Este en un ensayo personal basado en el pensamiento de Hans Morguenthau, autor de la obra "Política entre las naciones", analista y profesor de Teoría y Política Internacional y principal exponente de la Teoría Realista, la cuál dice que el equilibrio de poder se basa en los intereses entre Estados y la paz se basan en el poder económico dentro del contexto de la Guerra Fría.


“La política internacional se adapta a las circunstancias del hombre”, esta es una premisa muy frecuente en el pensamiento colectivo, sin embargo es más complicado que esto.  En primer lugar se debe tomar en cuenta que el hombre es un ser con un pensamiento cambiante, temperamental y por lo tanto, a pesar de ser un ser racional, sigue actuando en relación a ciertos instintos como los son la necesidad de dominar a su entorno, y no va a respetar las reglas que se lo impidan.  Lo anterior sería una breve explicación que los teóricos realistas darían en relación de por qué el fracaso de la teoría idealista de las relaciones internacionales, y de hecho tienen cierta razón. Alemania, durante la república de Weimar sufrió de un modo casi humillante los estatutos del tratado de Versalles, pero si analizamos de un punto de vista más frío, los mismos liberales faltaron a su teoría al evitar las presencias, tanto de Alemania como de la URSS dentro de la sociedad de naciones. Hans Morgenthau, dentro de su obra,  “política entre las naciones” explica el por qué esta problemática que fue el origen de la primera guerra mundial.
    En primer lugar de debe mencionar que el principal objetivo de los Estados es la búsqueda del poder, que es la capacidad de alterar las decisiones de otro, por supuesto para la conveniencia del primero. La premisa de que los Estados buscan el poder es válida, y la historia lo ha demostrado, y me remonto al momento de la firma del tratado de Versalles,  Woodrow Wilson (presidente de USA durante la Primera Guerra Mundial) buscaba afianzar el poder de Estados Unidos sobre Europa tras años de una política exterior aislacionista (aunque se consolidó al finalizar la Segunda guerra mundial).
 
Los seis principios básicos del realismo que menciona son los siguientes:
  •  La Política, como la sociedad en general, está regida por leyes que tienen sus raíces en la naturaleza humana que es inmutable, luego entonces, es posible desarrollar una teoría que refleje estas leyes. 
  • El principal indicador de la política realista es el concepto del interés definidos en términos de poder que infunde racionalismo a la política y hace posible el entendimiento teórico de la política, el realismo subraya el racionalismo, la objetividad.
  • El realismo asume que el interés definido en términos de poder es un objetivo que es universalmente válido, el poder es el control del hombre sobre él mismo.
  • Realismo político toma en cuenta la significación de la moralidad en la política, también toma en cuenta la tensión existente entre el mandamiento moral y las necesidades para una exitosa acción política.
  • El realismo rechaza comparar las aspiraciones morales de una nación particular con las leyes éticas que rigen el universo, el concepto de interés definido en términos de poder no ayuda a no caer en la excesiva moralidad o en la idiotez política.
  • El realismo se mantiene autónomo de la esfera de política internacional, el realismo político esta basado en la concepción plural de la naturaleza humana. Un hombre que solo es político sería una bestia, por su falta de conceptos morales, para lograr una teoría autónoma de comportamiento político, el hombre político debe abstraer otros aspectos de la naturaleza humana.      
 Un hombre que solo es político sería una bestia, por su falta de conceptos morales, para lograr una teoría autónoma de comportamiento político, el hombre político debe abstraer otros aspectos de la naturaleza humana. Morgenthau ha tomado en cuenta varios aspectos de para definir el poder, dividiéndolos en tangibles e intangibles, en los primeros podemos mencionar a la población, territorio e industria; como elementos intangibles a la moral nacional, identidad nacional, economía y cohesión. Los elementos se mezclan, no son definitivos, ya que el exceso de uno puede perjudicar, ejemplo la URSS carecía de varios elementos intangibles, a pesar de contar con los primeros,  el resultado, la desintegración.
      La premisa de poder es una constante real, que Morgenthau identificó de modo acertado, de hecho es muy evidente que la Historia da grandes muestras de esto, sin embargo, este pionero de las RI logra clasificar los tipos de poder y los medios para conseguirlo, pero siempre el objetivo es llegar al imperialismo, máxima expresión de este concepto. Identificó al menos tres modos de llegar a esta etapa: militar, dependencia económica e invasión cultural. Aunque hoy se hable de la unipolaridad en relación con EU, en realidad no ha llegado a ser el hegemon mundial, pero debemos recordar que no aspira a formar un estado mundial.
     La guerra y la paz, constante en el ámbito internacional que atenta con acabar con la armonía de la humanidad, lo cierto es que es difícil evitar una guerra, pero en caso de hacerlo, se debe saber cuando realizarse, sin embargo está de acuerdo que se debe buscar la paz. Lo negativo es que no hay una formula exacta para preservar la paz. Lo importante es “demostrar cierto poder para evitar que otro te ataque” desde un punto de vista lógico simple, es plausible, debido a que si se cuenta con cierta importancia, de cualquier índole (como financiero, político o estratégico) es poco probable que algún territorio sea invadido.
Morgethau sabe que la paz es frágil, pero del mismo modo su punto de vista no es tan pesimista, pero del mismo modo nos indica que la paz radica en todo, ya todos solos miembros de un Estado y por lo tanto, influimos, aunque de modo indirecto, en la política exterior. Entre las reflexiones que expongo saliendo del pensamiento de Morguenthau es que esta es una herramienta que ha justificado el comportamiento económico, ya que si bien toma en cuenta a la naturaleza del hombre, se olvida por completo de que los Estados son algo más que un simple coctel de población, territorio e intereses. Los Estados están compuestos por su gente, que debe tener un nivel de vida digno así como un respeto a sus derechos humanos. En el último punto debo aclarar que los derechos humanos deben ser utilizados para dignificar al ser humano, no para justificar comportamientos voraces.