domingo, 26 de junio de 2011

Larga vida...a la vida

En la película Up hay una secuencia cómica de un niño explorador llamado Russell quién obedeciendo al señor Fredicksen para lograr una medalla por ayudar a los adultos mayores, acaba en una aventura por Sudamérica, en donde conoce a una especie de ave grande y colorida a la cuál llama Kevin (aunque debió llamarla Kevina). Sé que no se parecen, pero para mí este animal es una mezcla de un Dodo y de un Moa; ambas aves era grandes y no volaban. Aunque en la película la aventura se desarrolla en Venezuela, dichos ejemplares en realidad eran nativos de las islas de Tasmania y Nueva Zelanda respectivamente y aparte del continente, comparten el hecho de haber sido extintas por el hombre.

¡Dug no te comas a Kevin por favor!
Nos hemos perdido de ver especies maravillosas debido a que de modo directo o indirecto el ser humano ha contribuido a la extinción de especies. Ya sea por necesidad, por deporte o por capricho algunas especies se despidieron del planeta y aunque se pretenda traerlos a la vida a través de la magia del ADN, se debe reconocer que la extinción consiente sigue practicándose en pos del poder económico. Aunque difícilmente se pueden introducir mercancías en un mundo muerto. Por ello hagamos un post de réquiem a dichas especies, que son muchas pero si encuentro más prometo mencionarlas en el futuro.

  • Dodo: las malas lenguas del siglo XVII decían que en la isla de Tasmania avistaron a un ave "gigante con patas anchas y una torpeza inigualable", se trataba del Raphus cucullatus mejor conocida como Dodo. Se le llamó así por su fácil cacería. Siendo un ave que evolucionó en Oceanía donde no hay especies aisladas y en ocasiones sin depredadores naturales, esta ave no tenía la necesidad de volar por lo cuál sus alas se hicieron pequeñas y perdió dicha capacidad. Al contrario del aveztruz de hoy, el Dodo era relativamente lento. Cuando los primeros colonos arrivaron a la isla (tras un largo viaje principalmente desde Gran Bretaña) el ave fue apetitoso para los hambrientos recién llegados, sin embargo no solamente fue la demanda alimenticia si no las ratas que atacaron al pobre animal. Otro factor fue la caza deportiva, lo que aceleró su extinción. El pobre animal no llegó al siglo XVIII. Se le ha pretendido "revivir" mediante su ADN, sin embargo éste método no es aplicable a las aves debido a que sus restos se descomponen más rápidamente que el de los mamíferos, sin mencionar que no hay ningún resto que sirva para estos fines, ya que la mayoría fueron literalmente digeridos.

  • Quagg: Si te gustan las cebras entonces te habría gustado el Quagg, el primo castaño de la cebras, la diferencia mayor radicaba en sus rayas que eran entre café y rojizas. Se le llamó así por que era el sonido que emitía normalmente. Habitaba en las regiones de Sudáfrica y Zimbawe. Los boérs (holandeses) cuando colonizaron esta zona comenzaron a cazar más con fines deportivos que básicos. Lo escabroso es que el gobierno local decretó que ciertas especies nativas eran "salvajes" y debían ser exterminadas para usar las tierras para el ganado. Por ello algunas familias aún conservan el cadáver disecado pero no se muestra ya que nadie que se jacte se auto denominarse respetable va a exhibir con orgullo la reliquia que significa la extinción de toda una especie. El último ejemplar libre fue capturado en 1870 y finalmente la especie se apagó cuando una hembra murió en 1983. Se ha clasificado su ADN y se dice que tiene posibilidades de ser "revivido" por el intento de Shenglong moderno llamado Instituto Smithsoniano. AL tratarse de un animal recientemente extinto cuenta con posibiliades de adaptación al nuevo entorno, sin embargo es la naturaleza la que debe dictar la sentencia final.



  • Delfin de río: A todos nos gustan los delfines e incluso hemos tenido la oportunidad de haber nadado con ellos y asombrarnos con su inteligencia. Los mamíferos marinos más populares de los siete mares, sin embargo no fueron los únicos...hasta 2006. El delfín de rio o Baiji vivió en China en el río Yangtze, siendo éste el único lugar donde habitaban . Su color era similar al de los delfines normales e incluso se llegaron a ver algunos rosas, era tan bello que se le llamó la diosa de Yangtze. Se diferenciaba claramente por el ocico más largo y su cabeza más ancha. La construcción de una presa en este río redujo considerablemente la población del Baiji, y la contaminación hizo el resto. Aunque se ha intentado rastrear nuevos ejemplares por zoológos de varios paises, no se han avistado y desde 2006 se declaró oficialmente extinto.
Hubiera sido un verdadero placer conocerte

  • Tigre de Tasmania: si hay un ejemplo de una matanza descarada y absurda es definitivamente el casi de este animal. Se le decía tigre por sus rayas, sin embargo se trataba de un marsupial carnívoro que fue el máximo depredador de la isla de Tasmania hasta que en el siglo XIX se hizo una campaña contra esta especie. Tenía el aspecto de una especie de zorro y contaba con una flexibilidad maxilar asombrosa además de ser rápido; estas cualidades lo pusieron en la lista negra de los colonos quienes le consideraban como una amezana a las granjas. Debido a la invación y destrucción de su hábitad tuvo que emigrar a las aldeas en busca de alimento,  por supuesto lo único que encontraba eran los animales de corral que devoraba. El gobierno local decretó que debían ser eliminados y se llegó a dar recompensas a quienes mataran ejemplares, ésto aceleró su suerte. En 1937 tratando de reparar el daño se le dió protección, sin embago existían uno pocos que no se reprodujeron más y el último (un cachorro) murió en cautiverio el 7 de septiembre de ese mismo año en un zoológico. Se dice que hubo avistamientos recientemente, pero se está investigando para comprobar si es verdad.

Lo anterior nos demuestra que un simple cambio negativo puede afectar la vida. Aunque hay quienes pretenden volver a la vida a ciertas especies, lo que deberíamos hacer en realidad es respetar la vida ya que si no la apreciamos, no podremos abandonar los vicios mercantilistas y edonistas que nos rodean.


    

No hay comentarios:

Publicar un comentario