viernes, 25 de julio de 2014

Entrevista al historiador e investigador Jorge Ramos Tolosa


“La última masacre de Gaza es un capítulo más de la limpieza étnica en Palestina”



Los hechos en su contexto. La última masacre sobre Gaza es un episodio más de la Naqba o limpieza étnica que sufre el pueblo palestino desde hace décadas, sostiene el historiador, investigador del departamento de Historia Contemporánea de la Universitat de València y especialista en Israel y Palestina, Jorge Ramos Tolosa. El joven historiador valenciano visitó el territorio palestino en 2008 y desde entonces dedica buena parte de su tiempo –en la Universidad y en los movimientos sociales- a la causa palestina. Jorge Ramos Tolosa es miembro del colectivo editor de la revista Ecléctica y activista del BDS País Valencià.
En artículos (como los publicados en las revistas académicas Ayer nº93: “La Comisión de Palestina de 1948: la misión imposible de Pablo de Azcárate”; e Historia Social nº78: “Un país de desolación sílices y cenizas. El mito de Palestina como tierra virgen en el discurso sionista”), y conferencias como las impartidas en Francia e Italia, o el viernes 25 de julio en la Universitat d’Estiu de Gandia, explica las raíces históricas del conflicto en Palestina y su desarrollo. Pero sus artículos abarcan temáticas diversas, como en “¿Ajustar el anarquismo al reloj de la historia” Una relectura ‘De la calle al frente’ y un acercamiento a ‘Vivir la Utopía’” (en prensa).

-Inevitablemente, y en el corto plazo, el foco se concentra en los ataques brutales sobre Gaza. En la sangrienta ristra de víctimas que no para de aumentar. Pero, ¿puede ampliarse la lente y situar la agresión en un contexto?

-Lo que está ocurriendo en la última masacre sobre Gaza es un capítulo más de la Naqba, “desastre” o limpieza étnica que sufre Palestina desde hace muchas décadas. En el fondo se trata de conseguir lo que siempre ha pretendido el movimiento sionista: crear en el mayor territorio posible de Palestina un estado mayoritariamente judío. A partir de esa máxima, pueden comprenderse muchos episodios de la historia palestina desde hace más de un siglo. Además, las masacres que viene realizando Israel, al menos desde hace cinco años con la Operación “Plomo Fundido” (diciembre de 2008-enero de 2009) tenían que ver con la celebración de elecciones en este país. Hubo comicios después de “Plomo Fundido” y después de la operación “Pilar Defensivo” (noviembre de 2012). Pero es también una forma de castigo colectivo y, como ha hecho otras veces Israel, manifestar quién manda.

-Acerquemos ahora la lente. ¿A qué intereses responde la masacre que está perpetrando Israel en Gaza?

-Una de las principales es el miedo que genera en Israel el acuerdo para un gobierno de unidad palestino. Desde hace al menos 25 años es uno de los asuntos clave y que más le duele a Israel. De hecho, apoyó en los años 80 el surgimiento de Hamas en Palestina como manera de minar a la OLP y, después en los 90, favoreció el enfrentamiento entre Fatah y el resto de grupos que formaban la OLP. Uno de los objetivos del mal denominado “Proceso de Paz” o Conversaciones de Oslo en 1993 fue precisamente dividir a los grupos palestinos después de la primera Intifada. Es ésta una estrategia que sigue cualquier potencia colonial. La división Gaza-Hamas y Fatah-Cisjordania es otra manifestación de esta división. En resumen, un gobierno de unidad es lo que más daño le puede hacer a Israel.

-¿Es ésta la única causa de los ataques a Gaza o podrían agregarse otras?

-Son muy importantes las causas internas, dentro del estado de Israel. El primer ministro Netanyahu no pasa por sus mejores momentos. Tiene bastantes problemas en su gobierno y, por ejemplo, el ministro de Asuntos Exteriores, el polémico Liebermann (quien dijo que había que arrojar a los palestinos al Mar Muerto y utilizar la bomba atómica en Gaza) dimitió el 6 de junio por las supuestas políticas “blandas” de Netanyahu frente a los palestinos. Así, las últimas masacres sobre Gaza pueden entenderse como una manera de reafirmar la fuerza bruta, y el carácter de “halcón” que ha tenido siempre Netanyahu. En este punto podemos añadir el fracaso en los últimos años de Israel en crear la “alteridad” del enemigo “terrorista” iraní. No ha habido finalmente ningún ataque sobre Irán, que actualmente negocia con Estados Unidos sobre cuestiones nucleares.

-Una complejidad de factores, por tanto, no existe una única causa.

-En efecto. Otro factor fundamental es el crecimiento del movimiento Boicot Desinversiones y Sanciones (BDS) a Israel en los últimos meses. Cada semana se dan casos de artistas que no van a tocar a Israel, administraciones públicas y empresas que desinvierten, sindicatos y partidos que cortan relaciones (hace pocos días se adhirió al BDS el sindicato Unite, el más importante del Reino Unido e Irlanda). Además, el BDS ya ha traspasado los medios alternativos y ha llegado a The New York Times, The Guardian o El País, que se han hecho eco del crecimiento del BDS y de la preocupación de Israel al respecto. Hace unos meses aparecieron informaciones, incluso, sobre cómo el Mossad estaba incrementando los fondos económicos para combatir el BDS.

-¿Qué importancia tiene en la actual agresión el control sobre los recursos naturales y económicos?

-Por ejemplo, se ha confirmado la existencia de gas y petróleo en zonas del entorno de Gaza. Precisamente el primer ministro palestino  Mahmud Abbas y Putin han mantenido conversaciones al respecto, y esto es algo que puede preocupar a Israel. Otro factor esencial es el agua. La población de Gaza no llega al estándar mínimo de consumo de agua que establece la Organización Mundial de la Salud (OMS), y además la mayoría de estos recursos hídricos están contaminados. Por otra parte, muchas industrias de armamento y seguridad a nivel mundial están interesadas en que continúe la ocupación y las masacres, ya que lo que está sucediendo en Gaza es también un “laboratorio” de pruebas para la industria armamentística. De hecho, varios cuerpos policiales españoles se entrenan en Israel con modelos de armamento probados en territorio palestino.

-En la barbarie actual no es un asunto menor la aceptación de los bombardeos por parte de la población israelí y los medios de comunicación. ¿Qué opinas?

-La reacción de la sociedad israelí ante estos ataques no está siendo demasiado diferente a la de otros episodios de genocidio en Gaza (2008-2009 y 2012). La gran mayoría de la población judía israelí apoya estos ataques. La prensa también. Aunque hay elementos de crítica por ejemplo en el periódico Haaretz, donde escriben autores como Ury Avnery o Neve Gordon. Estos días hemos visto imágenes brutales, de espectadores con sus sillas y refrescos observando –desde las lomas cercanas a la frontera con Gaza- el espectáculo nocturno de las bombas. También hemos visto llamamientos en las redes sociales a “matar a los árabes” o “matar a las madres de los palestinos”; y manifestaciones (en los días posteriores al hallazgo de los cadáveres de los tres jóvenes israelíes) en Jerusalén, Haifa y otras ciudades donde se repetía la consigna “muerte a los árabes”. Desde la cuna hasta la tumba, hay todo un proceso de creación de la “alteridad” en el palestino. Es el “enemigo”, “los árabes nos quieren tirar al mar”, estamos en una guerra de “supervivencia”…

-¿El drama de Gaza empieza con los actuales bombardeos? ¿Cuál era la situación anterior a los ataques?

-Antes de los últimos episodios de genocidio, cuatro de cada cinco habitantes de Gaza dependían de la ayuda humanitaria. Desde que comenzó el bloqueo en 2007, el número de refugiados que vive en la más absoluta pobreza se ha triplicado en la franja. Un número muy alto de residentes sufre cotidianamente cortes de electricidad entre 8 y 12 horas. También hay un bloqueo sobre los productos más básicos, el combustible y sobre la ayuda humanitaria. Se ha reportado cómo Israel ha bloqueado camiones de la Organización Mundial de la Salud con material para los hospitales de Gaza. O ha retrasado y denegado permisos para que personas con problemas de salud puedan salir de franja a recibir tratamiento. Israel tiene cerrados, además, los cinco pasos fronterizos que comunican con Gaza desde 2007. El sexto (Rafah, en la frontera con Egipto) está bajo control de las autoridades egipcias, pero en muchas ocasiones permanece cerrado. Hace un año, el 3 de julio de 2013, se produjo del golpe de estado en Egipto de Al Sisi. Una de las primeras medidas que tomó el nuevo gobierno fue cerrar el paso de Rafah, y no hay que olvidar que el primer país al que Estados Unidos destina ayuda exterior económica es Israel, y en segundo lugar Egipto. Por último, estamos hablando de un territorio -la franja de Gaza- de 40 kilómetros de largo por 9,5 de ancho donde el 70% de la población es refugiada, según la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados Palestinos (UNRWA).

-Los medios se refieren a una dictadura religiosa perpetrada por terroristas cuando caracterizan al gobierno de Hamas. ¿Se corresponde esto con la realidad?

-Hamas ganó las últimas elecciones democráticas que se celebraron en Palestina en 2006 y que, por cierto, llevan retrasándose varios años sobre todo por problemas atribuibles a la potencia ocupante. Hamas es un movimiento de resistencia islámico que surgió al calor de la primera Intifada (1987-1991). Una parte muy importante de su apoyo en Gaza, pero también en Cisjordania y en palestinos de otros lugares, es que ha conservado su carácter de movimiento de resistencia, pero también de asistencia. Porque en contextos coloniales, de ocupación militar y apartheid, toda la asistencia que puedan dar asociaciones y colectivos tiene un papel aún más relevante. Hamas siempre ha desarrollado ampliamente estos aspectos sociales y asistenciales. Además, dentro de Gaza hay asimismo otras organizaciones políticas, islamistas y no islamistas. Por último, es muy difícil encontrar alguna lucha anticolonial que no haya combinado resistencia popular no armada, y resistencia armada. Ocurrió en Sudáfrica, en la India y en la lucha por los derechos civiles en los Estados Unidos. Durante décadas, la resistencia palestina ha sido sobre todo de carácter popular y no armada. Lo que ocurre es que los “mass media” ponen el objetivo donde quieren. En Palestina también hay una resistencia pasiva, una resistencia cultural y una resistencia de la memoria colectiva de la Naqba.

-Por último, ¿qué papel desempeña Estados Unidos en este conflicto?

-Además de la ayuda económica y militar norteamericana, cabe destacar el papel del lobby pro-sionista en Estados Unidos, uno de los más poderosos del mundo. Este lobby ya empezó a presionar en la época de Truman, en 1947, cuando estaba debatiéndose la partición o no de Palestina. En sus memorias, Truman ya dijo que la mayor presión que había sufrido por parte de un lobby fue la recibida por parte de los sectores pro-sionistas, para que a su vez Estados Unidos presionara a otros países y votaran a favor del plan de partición de Palestina en la ONU (noviembre de 1947), y la subsiguiente fundación del estado de Israel. Se cuenta siempre, por ejemplo, que los dos festines o banquetes de autoridades y elites más numerosos en Estados Unidos son el del Congreso y el del AIPAC (principal organización del lobby pro-sionista en Estados Unidos). Pero en muchos episodios Israel ha quedado impune e incluso por encima de Estados Unidos. En 1967 Israel bombardeó un barco de Estados Unidos causando decenas de víctimas –el USS Liberty-, sin que haya habido respuesta por parte estadounidense. O lo que está ocurriendo estas últimas semanas. Israel tampoco teme excesivamente la presión de Obama y de Kerry. Vienen a decir: yo hago lo que quiero y puedo atacar donde me plazca.

Se ha publicado este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

miércoles, 23 de julio de 2014

El ideal sionista: matar sin piedad

NI CONFLICTO RELIGIOSO, NI MILENARIO: ES PURA LIMPIEZA ÉTNICA

Guardar en Mis Noticias.Enviar por email
  
"El ideal sionista- escribe nuestro colaborador Juan Andrés Perez Rodriguez - no ha cambiado en nada desde su aparicion, a pesar de los esfuerzos para disimularlo. Se trata una ideología clasista de carácter ecléctico, pragmática y demagógica. Constituye una mixtura de ideas y teorías. En su base se encuentran el nacionalismo y el chovinismo, adornados con ciertos ideales seudosocialistas místicos, irracionales y liberales".
   “Este no es un conflicto milenario sino contemporáneo. Es un pueblo que se rehúsa a desaparecer ante este proceso de limpieza étnica bajo el régimen del apartheid, que además cuenta el apoyo de mafias internacionales”- declaró a Zurda Konducta, programa que transmite Venezolana de Televisión, la politóloga palestina Susana Khalil.



   En su intervención, Khalil hizo referencia al origen del conflicto impuesto a los palestinos.“Esto es un conflicto que nace a raíz de la fabricación de un Estado colonial que se llama Israel, el 14 de mayo de 1948, a través de un movimiento racista que se llama sionismo, que nace en Europa y lo crean en la Palestina histórica”, precisó la politóloga



   “Hoy estamos ante una situación genocida de un pueblo que lucha contra un yugo colonial […] que posee un colosal poder internacional desde lo mediático, financiero, político y militar”- dijo Khalil, en clara alusión a la técnica de manipulación mediática que consiste en hacer confundir a la víctima con el victimario para diluir la responsabilidad del Estado sionista de Israel.



   Lo cierto es- añadió Susana Khalil – “que de un lado se tiene a un país lleno de recursos bélicos y por el otro un pueblo desarmado que lucha por su tierra”.



     A propósito de esta entrevista, y en medio de este crimen horrendo que se comete contra el heroico y milenario pueblo palestino, ante el rechazo creciente de los los pueblos y la cínica hipocresía de los poderosos, un poco de historia contra sus mentiras podría servir a nuestros argumentos.



   1- El sionismo surge y se desarrolla al amparo de varias potencias imperialistas que veían en esta corriente nacional y reaccionaria una punta de lanza para el logro sus objetivos en el “Cercano Oriente” y allá donde existan comunidades judías. El sueño sionista de crear en Palestina un “hogar nacional hebreo” para “regresar a la tierra que les fue arrebatada por el Imperio Romano en los años 70 d. C, es un mito absoluto”, ha apuntado con acierto el periodista e investigador belga Michel Collon.



   2- El ideal sionista no ha cambiado desde que surgió al mundo, a pesar de los esfuerzos para disimularlo. Se trata una ideología clasista de carácter ecléctico, pragmática y demagógica. Constituye una mixtura de ideas y teorías. En su base se encuentran el nacionalismo y el chovinismo, adornados con ciertos ideales seudosocialistas místicos, irracionales y liberales. Según los estudiosos franceses Henriette y Paul Jacot (1971), “la ideología sionista, ocultando su naturaleza de clase, se presenta como un conjunto, ágilmente compilado, de ideas y leyendas religiosas, mezcladas con hechos reales o ficticios, lo cual le permite embaucar a millones de personas. Las polémicas en torno al sionismo con frecuencia no se centran en hechos concretos e históricamente comprobados sino en cuestiones puramente ideológicas como son las relacionadas con la fe, el regionalismo, las tradiciones culturales, las aspiraciones nacionales, “los derechos históricos” y la incompatibilidad innata de los hebreos y de los no hebreos”.



   3- Como lo confirman sus padres fundadores, el sionismo no puede ocultar tampoco su
[Img #30163]
Dos niños palestinos asesinados por el ejército sionista de Israel
naturaleza colonial.En temprana carta enviada a Cecil Rhodes,  Theodor Herzl escribe: “Mi programa es un programa colonial”. Y mostraba su convicción de que los sionistas debían crear en Palestina un “puesto avanzado de ‘la Civilización’ contra la barbarie”, “una barrera de Europa contra Asia” y un “enclave de la cultura occidental”.



    4- El Estado sionista de Israel es un engendro del imperialismo al servicio de los intereses imperiales. Por eso Gran Bretaña, con el beneplácito de Estados Unidos y los países de laEntente, poco antes del triunfo de la revolución socialista de Octubre de 1917 en Rusia, apresuró la declaración de Balfour, en la que el gobierno británico, por medio de su canciller, declara su acuerdo con la idea de crear en Palestina, con el tiempo, un “hogar nacional para el pueblo judío”.



     Para 1919, el líder de los sionistas norteamericanos, L Brandeis, afamado político liberal y miembro de la Corte Suprema de Justicia de EE.UU., reprocho al canciller Lord Balfour el haberse interesado por el sionismo únicamente por ser una manera de impedir que las ideas revolucionarias se propagasen por el mundo. A lo que Balfour contestó: “Cierto. Esta es la razón que nos convierte a usted y a mí en sionistas tan ardientes”.



  Por su parte, EE.UU tenía también es mismo año un plan detallado para convertir “la Palestina Judía” en un baluarte norteamericano en el Cercano Oriente. En 1952 se firmó el convenio de crédito a Israel y el convenio militar que fue secreto hasta 1961.



   Ya en 1972 se firma un tratado de “libre comercio” con la Comunidad Económica Europea por el cual los productos israelíes exportados a la CEE no son gravados con aranceles. Israel tendría su acuerdo con EE.UU en 1983.



5- Los sionistas consideran a los árabes palestinos como advenedizos insoportables, por lo que no constituyen, para ellos, un pueblo soberano. Es por eso que su divisa al respecto siempre ha sido “entregar un territorio sin pueblo a un pueblo sin territorio”.


   Antes y después de formado el Estado de Israel grupos terroristas sionistas llevarían a cabo crímenes abominables contra el pueblo palestino.


   El grupo terrorista sionista “Irgun Zvai Leumi”, capitaneado por quien llegaría a primer ministro israelí, Menachem Begin, perpetró la masacre de Deir Yassin. La aldea fue atacada y casi todos sus habitantes muertos, incluidos niños, mujeres y ancianos. El propósito de intimidación para inducir la fuga tuvo efecto, junto con los rumores y las amenazas. Antes de nacer Israel 200 mil árabes abandonan su tierra. Entre 1947-1949 más de 800 mil palestinos se refugiaron en otros países o fueron desterrados.



   Más tarde, diría Begin que aquella masacre no solo estuvo justificada, sino que “de no haber triunfado en Deir Yassin, no existiría el Estado de Israel”.



   “Nosotros los israelíes no debemos ser clementes al matar a nuestros adversarios. No debemos tener ninguna piedad de ellos, mientras no hayamos destruido la llamada cultura árabe, sobre las ruinas de la cual construiremos nuestra civilización”.



      En una ocasión Albert Einstein, a quien los sionistas trataron infructuosamente de atraer, preguntó a Chaim Weizmann, dirigente sionista y futuro primer presidente de Israel: “¿Qué pasará con los árabes si Palestina es entregada a los hebreos?”. La respuesta de quien se consideraba un moderado fue la siguiente: “¿Los árabes? Dudo que tengan importancia alguna”.



      De aquellos polvos estos... Actualmente han muerto 300 palestinos desde que comenzó la operación “Borde Protector”, con los ataques aéreos y la puesta en marcha de la ofensiva terrestre contra la Franja de Gaza.

 

        La ofensiva por tierra se ha cobrado 59 vidas, que sumadas a las más de 250 muertes desde el inicio de los bombardeos, eleva a 306 la cifra de víctimas fatales en casi 15 días de ataques constantes.

martes, 22 de julio de 2014

El nuevo traje del emperador, Hans Christian andersen

Hace muchos años había un Emperador tan aficionado a los trajes nuevos, que gastaba todas sus rentas en vestir con la máxima elegancia.
No se interesaba por sus soldados ni por el teatro, ni le gustaba salir de paseo por el campo, a menos que fuera para lucir sus trajes nuevos. Tenía un vestido distinto para cada hora del día, y de la misma manera que se dice de un rey: “Está en el Consejo”, de nuestro hombre se decía: “El Emperador está en el vestuario”.
La ciudad en que vivía el Emperador era muy alegre y bulliciosa. Todos los días llegaban a ella muchísimos extranjeros, y una vez se presentaron dos truhanes que se hacían pasar por tejedores, asegurando que sabían tejer las más maravillosas telas. No solamente los colores y los dibujos eran hermosísimos, sino que las prendas con ellas confeccionadas poseían la milagrosa virtud de ser invisibles a toda persona que no fuera apta para su cargo o que fuera irremediablemente estúpida.
-¡Deben ser vestidos magníficos! -pensó el Emperador-. Si los tuviese, podría averiguar qué funcionarios del reino son ineptos para el cargo que ocupan. Podría distinguir entre los inteligentes y los tontos. Nada, que se pongan enseguida a tejer la tela-. Y mandó abonar a los dos pícaros un buen adelanto en metálico, para que pusieran manos a la obra cuanto antes.
Ellos montaron un telar y simularon que trabajaban; pero no tenían nada en la máquina. A pesar de ello, se hicieron suministrar las sedas más finas y el oro de mejor calidad, que se embolsaron bonitamente, mientras seguían haciendo como que trabajaban en los telares vacíos hasta muy entrada la noche.
«Me gustaría saber si avanzan con la tela»-, pensó el Emperador. Pero había una cuestión que lo tenía un tanto cohibido, a saber, que un hombre que fuera estúpido o inepto para su cargo no podría ver lo que estaban tejiendo. No es que temiera por sí mismo; sobre este punto estaba tranquilo; pero, por si acaso, prefería enviar primero a otro, para cerciorarse de cómo andaban las cosas. Todos los habitantes de la ciudad estaban informados de la particular virtud de aquella tela, y todos estaban impacientes por ver hasta qué punto su vecino era estúpido o incapaz.
«Enviaré a mi viejo ministro a que visite a los tejedores -pensó el Emperador-. Es un hombre honrado y el más indicado para juzgar de las cualidades de la tela, pues tiene talento, y no hay quien desempeñe el cargo como él».
El viejo y digno ministro se presentó, pues, en la sala ocupada por los dos embaucadores, los cuales seguían trabajando en los telares vacíos. «¡Dios nos ampare! -pensó el ministro para sus adentros, abriendo unos ojos como naranjas-. ¡Pero si no veo nada!». Sin embargo, no soltó palabra.
Los dos fulleros le rogaron que se acercase y le preguntaron si no encontraba magníficos el color y el dibujo. Le señalaban el telar vacío, y el pobre hombre seguía con los ojos desencajados, pero sin ver nada, puesto que nada había. «¡Dios santo! -pensó-. ¿Seré tonto acaso? Jamás lo hubiera creído, y nadie tiene que saberlo. ¿Es posible que sea inútil para el cargo? No, desde luego no puedo decir que no he visto la tela».
-¿Qué? ¿No dice Vuecencia nada del tejido? -preguntó uno de los tejedores.
-¡Oh, precioso, maravilloso! -respondió el viejo ministro mirando a través de los lentes-. ¡Qué dibujo y qué colores! Desde luego, diré al Emperador que me ha gustado extraordinariamente.
-Nos da una buena alegría -respondieron los dos tejedores, dándole los nombres de los colores y describiéndole el raro dibujo. El viejo tuvo buen cuidado de quedarse las explicaciones en la memoria para poder repetirlas al Emperador; y así lo hizo.
Los estafadores pidieron entonces más dinero, seda y oro, ya que lo necesitaban para seguir tejiendo. Todo fue a parar a sus bolsillos, pues ni una hebra se empleó en el telar, y ellos continuaron, como antes, trabajando en las máquinas vacías.
Poco después el Emperador envió a otro funcionario de su confianza a inspeccionar el estado de la tela e informarse de si quedaría pronto lista. Al segundo le ocurrió lo que al primero; miró y miró, pero como en el telar no había nada, nada pudo ver.
-¿Verdad que es una tela bonita? -preguntaron los dos tramposos, señalando y explicando el precioso dibujo que no existía.
«Yo no soy tonto -pensó el hombre-, y el empleo que tengo no lo suelto. Sería muy fastidioso. Es preciso que nadie se dé cuenta». Y se deshizo en alabanzas de la tela que no veía, y ponderó su entusiasmo por aquellos hermosos colores y aquel soberbio dibujo.
-¡Es digno de admiración! -dijo al Emperador.
Todos los moradores de la capital hablaban de la magnífica tela, tanto, que el Emperador quiso verla con sus propios ojos antes de que la sacasen del telar. Seguido de una multitud de personajes escogidos, entre los cuales figuraban los dos probos funcionarios de marras, se encaminó a la casa donde paraban los pícaros, los cuales continuaban tejiendo con todas sus fuerzas, aunque sin hebras ni hilados.
-¿Verdad que es admirable? -preguntaron los dos honrados dignatarios-. Fíjese Vuestra Majestad en estos colores y estos dibujos -y señalaban el telar vacío, creyendo que los demás veían la tela.
«¡Cómo! -pensó el Emperador-. ¡Yo no veo nada! ¡Esto es terrible! ¿Seré tan tonto? ¿Acaso no sirvo para emperador? Sería espantoso».
-¡Oh, sí, es muy bonita! -dijo-. Me gusta, la apruebo-. Y con un gesto de agrado miraba el telar vacío; no quería confesar que no veía nada.
Todos los componentes de su séquito miraban y remiraban, pero ninguno sacaba nada en limpio; no obstante, todo era exclamar, como el Emperador: -¡oh, qué bonito!-, y le aconsejaron que estrenase los vestidos confeccionados con aquella tela en la procesión que debía celebrarse próximamente. -¡Es preciosa, elegantísima, estupenda!- corría de boca en boca, y todo el mundo parecía extasiado con ella.
El Emperador concedió una condecoración a cada uno de los dos bribones para que se las prendieran en el ojal, y los nombró tejedores imperiales.
Durante toda la noche que precedió al día de la fiesta, los dos embaucadores estuvieron levantados, con dieciséis lámparas encendidas, para que la gente viese que trabajaban activamente en la confección de los nuevos vestidos del Soberano. Simularon quitar la tela del telar, cortarla con grandes tijeras y coserla con agujas sin hebra; finalmente, dijeron: -¡Por fin, el vestido está listo!
Llegó el Emperador en compañía de sus caballeros principales, y los dos truhanes, levantando los brazos como si sostuviesen algo, dijeron:
-Esto son los pantalones. Ahí está la casaca. -Aquí tienen el manto... Las prendas son ligeras como si fuesen de telaraña; uno creería no llevar nada sobre el cuerpo, mas precisamente esto es lo bueno de la tela.
-¡Sí! -asintieron todos los cortesanos, a pesar de que no veían nada, pues nada había.
-¿Quiere dignarse Vuestra Majestad quitarse el traje que lleva -dijeron los dos bribones- para que podamos vestirle el nuevo delante del espejo?
Quitose el Emperador sus prendas, y los dos simularon ponerle las diversas piezas del vestido nuevo, que pretendían haber terminado poco antes. Y cogiendo al Emperador por la cintura, hicieron como si le atasen algo, la cola seguramente; y el Monarca todo era dar vueltas ante el espejo.
-¡Dios, y qué bien le sienta, le va estupendamente! -exclamaban todos-. ¡Vaya dibujo y vaya colores! ¡Es un traje precioso!
-El palio bajo el cual irá Vuestra Majestad durante la procesión, aguarda ya en la calle - anunció el maestro de Ceremonias.
-Muy bien, estoy a punto -dijo el Emperador-. ¿Verdad que me sienta bien? - y volviose una vez más de cara al espejo, para que todos creyeran que veía el vestido.
Los ayudas de cámara encargados de sostener la cola bajaron las manos al suelo como para levantarla, y avanzaron con ademán de sostener algo en el aire; por nada del mundo hubieran confesado que no veían nada. Y de este modo echó a andar el Emperador bajo el magnífico palio, mientras el gentío, desde la calle y las ventanas, decía:
-¡Qué preciosos son los vestidos nuevos del Emperador! ¡Qué magnífica cola! ¡Qué hermoso es todo!
Nadie permitía que los demás se diesen cuenta de que nada veía, para no ser tenido por incapaz en su cargo o por estúpido. Ningún traje del Monarca había tenido tanto éxito como aquél.
-¡Pero si no lleva nada! -exclamó de pronto un niño.
-¡Dios bendito, escuchen la voz de la inocencia! -dijo su padre; y todo el mundo se fue repitiendo al oído lo que acababa de decir el pequeño.
-¡No lleva nada; es un chiquillo el que dice que no lleva nada!
-¡Pero si no lleva nada! -gritó, al fin, el pueblo entero.
Aquello inquietó al Emperador, pues barruntaba que el pueblo tenía razón; mas pensó: «Hay que aguantar hasta el fin». Y siguió más altivo que antes; y los ayudas de cámara continuaron sosteniendo la inexistente cola.

La critica de la sociedad civil a la Reforma Energética

Las reformas y los ciudadanos

Los pequeños gigantes: víctimas que mueven fronteras